«Estoy contento y orgulloso de todo lo conseguido»

I.Camarero Jiménez
-

En 2016 César Jiménez dejó de ser torero para dedicarse en cuerpo y alma a su empresa 'Por Naturales' en la que ha pasado 10 años de su vida, ahora sigue con su finca de ganado bravo y manso en Candeleda y cierra el círculo como comentarista taurino

«Estoy contento y orgulloso de todo lo conseguido» - Foto: Belén González

César Trenado Jiménez, más conocido como César Jiménez, dejó la profesión de torero en el año 2016, casado y con dos hijos, nunca pensó en vivir en Ávila, pero el destino le trajo hasta aquí y reconoce que ahora «no me veo viviendo en ningún otro lugar que no sea éste». Al final la tierra llama y siendo su madre de Poyales del Hoyo no es de extrañar que haya encontrado su paraiso particular en el que ha conseguido echar raíces. Mucho ayudó a ello el encontrar aquí a la mujer de su vida, a Cristina. Aquello ocurrió en el año 2005 y desde entonces ella se ha convertido en su mejor compañera de viaje. Como él (que es nacido en Fuenlabrada), Cristina no es de Ávila, ella nació en Cádiz pero su padre llegó destinado a esta tierra y aquí se quedó. 
Una vez retirado de su profesión ha comenzado César una nueva andadura como comentarista taurino (lógicamente) en Castilla La Mancha Media, donde ha dado el relevo a Cristina Sánchez y en un lugar en el que se siente inmensamente arropado por unos «compañeros maravillosos que siempre están al quite cuando uno mete la pata porque al ser en directo es complicado a veces acertar en lo que dices» y ante todo se encuentra con muchas ganas de aportar su experiencia a los aficionados como «colaborador». «Yo quiero desde este trabajo aportar algo al aficionado y también al que no lo es tanto para que éste se aficione y para que aprenda algo más».  
Es una buena salida para cerrar el círculo en su carrera taurina pues afirma que «yo creo que he cumplido ya todos los ciclos de los diferentes puntos de vista de lo que ha sido mi profesión, el toreo». De alguna manera entendemos que le sirve para no añorarlo, pero aquí nos llevamos la sorpresa. «No lo echo de menos, aunque de lo que yo he vivido sin duda lo más bonito es ser torero,y después, apoderado... lo cierto es que estoy a gusto sin torear porque es muy sufrido y muy duro» y es que «al final no estaba celado con la profesión, cuando lo dejé, lo tenía dejado hace tiempo.Ser torero es como una novia, hay que vivirlo con la misma pasión y entrega y si tienes otras cosas no lo puedes atender igual». Es lógico pensar entonces que no volverá a los ruedos. «No, la verdad es que no». Nada de reapariciones. Y dado que insistimos en la pregunta apunta que quizá algún día en un festival por una buena causa «y porque me motiva prepararme», sería por algo muy fundamentado, pero está claro que profesionalmente se cortó la coleta convencido. «Creo que nunca volvería, pero desde luego no sería para competir ni para hacer temporada».
 

 

¿Qué es lo primero que le viene a la cabeza sobre Ávila?
Su arquitectura, su Muralla. Es el recuerdo que tengo de cuando era chico y pasaba por aquí. Es una ciudad muy bonita. He conocido muchas, hay cosas muy bonitas en España y el mundo pero Ávila es bellísima.
¿ Qué es lo que más le gusta de Ávila?
La tranquilidad.
¿ Y lo que menos?
Es complicado. Creo que el complejo que a veces podemos tener con otras ciudades, igual porque es una ciudad pequeña parece que no podemos competir en industria y otros sectores. No sólo es turismo y hostelería y más porque tiene una situación geográfica privilegiada.
Un lugar para perderse.
Poyales delHoyo, el pueblo de mi madre. El pueblo en general y las charcas naturales del río Arbillas.
Un recuerdo de la infancia...
Los veranos en el pueblo y en la adolescencia, la carretera que circunda la Muralla cuando iba a los tentaderos a Salamanca, y es que siempre pasábamos por Ávila. Jamás me imaginé que fuera a vivir en Ávila.
Un personaje abulense que le haya marcado.
Adolfo Suárez me llama mucho la atención. Un hombre que marcó la historia y tuvo el valor de tomar decisiones.  
El mayor cambio qué necesita Ávila es...
Mejorar en comunicación.
Y Ávila tiene que mantener.
La tranquilidad y la forma de vivir de aquí. El clima invita  a quedarse y a tener por ejemplo a tu familia aquí, a establecerse. Te invita a recogerte en casa para estar con tu gente. 
¿Qué le parece la ciudad hoy en día? 
Tiene mucho por andar, mucho recorrido y creo que se van a conseguir muchas cosas con el nuevo gobierno porque, simplemente, tienen ilusión. Querrán hacer muchas cosas, aunque luego no puedan conseguir todas.
¿Cómo ve la ciudad en el futuro?
Bien comunicada y con algo más que hostelería y turismo, con más trabajo, juventud.
¿Qué puede aportar usted a la ciudad?
Uff ahí creo que poco. Futuros abulenses porque no me veo viviendo en otro sitio, la verdad.