Condenado a seis años de cárcel por abusar de una amiga

Redacción
-

Los hechos ocurrieron en verano de 2019 cuando la víctima tenía 19 años. La sentencia también fija una indemnización de 12.000 euros para la agredida

Condenado a seis años de cárcel por abusar de una amiga - Foto: Diario de Ávila David Castro

La Audiencia Provincial de Ávila condena a un joven de 23 años a seis años de cárcel por abusar de una amiga en una casa rural aprovechando su estado de embriaguez. También se le condena al pago de una indemnización por daños y perjuicios, incluidos los daños morales a la perjudicada, de 12.000 euros.

Contra esta sentencia se puede interponer recurso de apelación.

Los hechos ocurrieron, tal y como aparece en el apartado de hechos probados de la sentencia, en julio de 2019 en una localidad abulense donde acudieron para pasar el fin de semana. Según la sentencia, tras pasar la tarde y las primeras horas de la noche ingiriendo bebidas alcohólicas y escuchando música, el acusado lanzó a la piscina a la víctima, que cuando ocurrió el suceso tenía 19 años, por lo que ésta hubo de despojarse de la ropa, quedándose en ropa interior y tapada con una toalla. 

Seguidamente el grupo siguió consumiendo bebidas alcohólicas, hasta que sobre las dos de la madrugada la víctima comenzó a sentirse mal a causa del alcohol ingerido, por lo que fue trasladada a su habitación que se encontraba en la planta de arriba. Fue llevada en brazos, ya que no podía caminar ella sola, la pusieron la camiseta del pijama y la acostaron en la cama, tapándola con una sábana.

Más tarde, sobre las tres de la madrugada, el acusado subió a la planta de arriba y se metió en la habitación donde se encontraba la víctima y, tras acompañarla a vomitar al cuarto de baño, volvió a la habitación y se metió en la cama con ella. Entonces y aprovechándose de que se encontraba privada de sentido a causa del alcohol ingerido, le desabrochó el sujetador y le bajó el tanga, realizando diversos tocamientos, para finalmente introducirle el pene en la vagina, «con el evidente propósito de satisfacer sus deseos libidinosos y mientras permanecía totalmente ajena a los hechos al hallarse privada de sentido».

Después, el acusado se levantó y abandonó la habitación, regresando al salón de la casa de turismo rural con los restantes miembros del grupo que aún permanecían allí.

La víctima, indica la sentencia, presenta lesión psicológica consistente en trastorno de estrés postraumático con sintomatología ansioso depresiva como consecuencia de los hechos.

Dentro de los fundamentos de derecho, se indica en la sentencia que se fija la ubicación de los hechos probados en que existió un «aprovechamiento» del estado etílico en el que se encontraba la víctima.



Las más vistas