scorecardresearch
Julia Navarro

ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


¿Y ahora qué?

04/05/2022

Ignoro quién marca o decide la estrategia del Gobierno pero en mi opinión no es muy acertada.
Ahora mismo nuestro país está del revés y no hay quién se aclare. O si. Lo cierto es que el perfil de Marruecos empieza a aflorar entre las sombras sospechosas del espionaje al que fueron sometidos el Presidente de Gobierno, Pedro Sánchez y las ministras Margarita Robles y la entonces titular de Exteriores, Arancha González Laya, y vaya usted a saber quiénes más.
Si fuera así nuestro Gobierno tendría un problema y por tanto también el país. Y es que no hace nada que nuestro Presidente sin encomendarse a nadie más que a su persona decidió cambiar la política española respecto al Sahara sin dar a los ciudadanos ni una sola explicación.
Ese cambio de política ha sido percibido como lo que es, como una cesión a las demandas de Marruecos al parecer con alguna concesión menor de por medio como por ejemplo que desde ese país controlen la inmigración hacia nuestras costas. Y es que a nadie se le oculta que el reino marroquí juega con los migrantes cuando quiere presionar a España.
Lo cierto es que están por ver las consecuencias de la jugada sahariana de Sánchez y, por lo pronto, el enfado de Argelia está teniendo consecuencias en lo que a los acuerdos para recibir su gas se refiere.
Si ahora resultara que además desde allí se espiaba al Gobierno, nuestro Presidente habrá hecho un pésimo negocio.
En cualquier caso hay algo evidente y es que Marruecos tiene una excelente diplomacia, y en segundo lugar que juega bien sus cartas zarandeando a nuestro país según sus intereses. Es decir, que hace y deshace a su antojo, sobre todo porque cuenta con el paraguas de Estados Unidos ya que hay amigos y amigos y me temo que los intereses norteamericanos pasan antes por Rabat que por Madrid.
Claro que es complicado por no decir casi imposible señalar a un país supuestamente amigo de no ser tan amigo y espiarnos. Así que me parece que no nos vamos a enterar nunca de la verdad. Porque si fuera cierto que Marruecos está detrás del espionaje al Presidente y a otros miembros del Gobierno, la respuesta sería harto complicada, amén de que en lo que se refiere al vecino del sur nuestros gobiernos, este y los anteriores, siempre se han mostrado pusilánimes. Supongo que por aquello de mantener buenas relaciones con un vecino harto complicado. Ya saben, la política del apaciguamiento.
Así las cosas ya digo que mucho me temo que los ciudadanos podamos enterarnos, al menos oficialmente, si ha sido el vecino del sur quién ha fisgado los teléfonos de algunos miembros de nuestro gobierno.
No obstante me pregunto ¿y ahora qué?