scorecardresearch

El G7 restringe las ventas de oro ruso

Europa Press
-

Los líderes quieren que el Kremlin cumpla las sanciones impuestas para evitar que siga financiando la guerra y garantizan que hallarán "alternativas seguras y suministros sostenibles" para reducir la dependencia energética de Moscú

Imagen de la reunión de los líderes del G7 - Foto: FILIPPO ATTILI/CHIGI PALACE PRES

Los países del G7 han anunciado este jueves el compromiso de restringir las transacciones de oro por parte del Banco Central ruso, así como su intención de reducir la dependencia energética de Rusia y diversificar el suministro, buscando alternativas seguras al gas y petróleo ruso.

"Estamos tomando medidas adicionales para reducir nuestra dependencia de la energía rusa y trabajaremos juntos para este fin", ha indicado el comunicado de los líderes del G7 tras la reunión extraordinaria celebrada en la sede de la OTAN tras la cumbre de líderes aliados.

No solo eso, el grupo de países formado por Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón señala que garantizará "alternativas seguras y suministros sostenibles" y promete actuar de forma coordinada y solidaria "en el caso de posibles interrupciones del suministro".

En esta línea, piden a los países productores que actúen con responsabilidad y aumenten los suministros en el mercado internacional, señalando en especial a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) como actor clave en este asunto. "Trabajaremos con ellos y todos los socios para asegurar el suministro estable y sostenible de energía", ha recalcado.

 

Reservas de oro rusas

Entre otras medidas, en las que no destacan nuevas sanciones contra Moscú, pero sí está el compromiso para restringir las transacciones de oro por parte del Banco Central ruso.

"Estamos listos para aplicar medidas adicionales según sea necesario, siempre actuando con unidad mientras lo hacemos", ha señalado el comunicado de las potencias mundiales. De esta forma, el G7 maniobra para evitar que Moscú evade las sanciones internacionales con el objetivo de apuntalar su economía y financiar la guerra en Ucrania.

Asimismo, los líderes mundiales esbozan un plan para lograr aislar a Rusia de los foros internacionales, asegurando que las organizaciones internacionales "no deben mantener su actividad con Rusia de forma normal".

"Trabajaremos en estrecha colaboración con nuestros socios para actuar según corresponda, en función de los intereses compartidos y de las normas y reglamentos de las respectivas instituciones", ha subrayado.