scorecardresearch

Evitar iniciativas particulares para ayudar a Ucrania

I.Camarero Jiménez
-

Desde Subdelegación de Gobierno, su titular, Fernando Galeano, espera un desembarco importante de refugiados que se sumarán a los 200 que 'oficialmente' ya están aquí

Evitar iniciativas particulares para ayudar a Ucrania - Foto: Naturávila, lugar de acogida de ucranianos

La guerra en Ucrania nos remueve y conmueve, es de repercusión mundial y en Ávila también está dejando su impronta. Hablamos con el subdelegado del Gobierno, con Fernando Galeano, quien ha visitado cada lugar de la provincia habilitado para la llegada de refugiados procedentes de aquel país.Galeano forma parte de la 'Célula de actuación de desplazados de Ucrania', también las ONGs Cruz Roja y Accem, la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento, la Diputación y la Policía Nacional forman parte de ese órgano.El último encuentro se produjo el viernes y allí se dio la cifra de 226 personas que serían las que han  llegado a Ávila como consecuencia de la Guerra. No es sólo una cuestión de cifras, lo es de realidades y de recomendaciones. La gente, los abulenses tiene buena voluntad, se ofrecen a ayudar, invitan a que los refugiados lleguen a sus casas o ceden lugares en los que estos puedan vivir. ¿Cómo no hacerlo? Pero, claro, «no vale todo» y además desde la Subdelegación han insistido en que «deben evitarse iniciativas particulares». «Compartir vivienda debe ser de las últimas opciones».

Mucha gente cuando se ofrece no se percata de que el problema no se resolverá en días, debe pensar que cuando menos hablamos en general de «seis meses» mínimo. De hecho el permiso de residencia y de trabajo para estas personas se tramita por el plazo de un año, prorrogable por otros dos.

También tiene claro Galeano que cada persona, cada refugiado de Ucrania o cada grupo familiar que nos llega «tiene una casuística diferente: Hay gente que llegó a Ávila y ni siquiera estuvo una noche y esperó para irse en la estación, pero hay quien está con nosotros desde el primer día en que llegó».También clarifica que para todos los que han venido «su objetivo es volver a su país».

Lo más importante cuando llegan es tramitarles la documentación, es lo primero. Los puntos de llegada son Madrid, Barcelona, Alicante y Málaga y desde allí se distribuyen. Son los que nos llegan a Ávila.Difíciles de cuantificar en cualquier caso. Y es que algunos tramitaron su documentación antes de la llegada, con lo cual no se han registrado en la Comisaría Provincial de Ávila, pero a lo mejor, cuenta, sí están cuantificados por la Junta de Castilla y León, a donde acudieron para algo tan necesario como la tarjeta sanitaria.

Decíamos que hasta el viernes eran 226 los ucranianos documentados. La Junta por su parte ha realizado la tarjeta sanitaria a 150 y serían más de 56 los niños escolarizados (en torno a la tercera parte de los que llegan son menores). Pueden ser los mismos o no. «En agenda» hay otros 200 ucranianos para tramitar sus documentos en la comisaría de Ávila, pero podrán llegar o no. Dicho esto lo importante es que cuando lleguen tengan cubiertas sus necesidades en materia de alojamiento y manutención y de ello en Ávila se están encargando dos ONGs, que son ACCEM y Cruz Roja. Cuentan con varios espacios en la capital y en la provincia. Están en el edificio de Los Paúles y Naturávila. No sólo allí pues se han puesto en marcha  otras soluciones habitacionales en hoteles, así como en el albergue municipal de Cebreros, todos están ya «casi llenos».

Se necesitarán más y eso es lo que piden, pero no para compartir por ejemplo pisos con familias de Ávila y sí viviendas para habitar. No es lo mismo dotar de servicios y personal a lugares grandes que tener que por ejemplo certificar la idoneidad de una vivienda y de una familia. Todo lo que facilite la gestión de una situación de estas dimensiones es bienvenido y piden que quien quiera ayudar llame a Subdelegación para que le informe. Para aportar también, tanto Accem como Cruz Roja tienen cuenta en bizum (la 04939 y la 33512 respectivamente). Fondos contantes y sonantes que se reinvertirán en que esos refugiados puedan tener acceso a una habitación y a la alimentación. Algo básico y primordial. Galeano insistía en evitar iniciativas privadas porque éstas pueden dar pie a situaciones desagradables, a encontrarse con situaciones de trata de personas. No ha sido en Ávila pero cierto es que ya se han desvelado casos.  

No se pueden aportar datos reales por todo lo que hemos relatado, es difícil contabilizar el número exacto de ucranianos que han llegado a Ávila, pero lo que saben en Subdelegación es que «vendrán muchos más» porque lugares como Madrid o Barcelona ya «están colapsados y hay que derivar.Todos los días llegan trenes llenos». De algunos se encargará ACCEM en el marco de su Plan de Acogida. Cruz Roja juega un papel importante y actúa a través del Plan de Emergencia. En Ávila 99 de los llegados están con ACCEM, 74, con Cruz Roja y faltarían medio centenar de personas que están documentados y que pueden haber optado por otras vías.

ACCEM es la vía de entrada, que en Ávila se apoya en Cruz Roja. Los refugiados por supuesto que pueden salirse del sistema, pero asesorados por ACCEM, recuerda y recomienda el subdelegado.