scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Cuando une el adversario común

15/03/2022

El temor a una guerra y a sus terribles consecuencias en pérdida de vidas, destrozo de ciudades, patrimonio y paisaje, más el déficit energético que supondrá la ruina de negocios y de un gran número familias españolas, han provocado lo que parecía imposible en el convulso mundo de la política española: una actitud de lucha común ante el adversario también común. Actitud manifiestamente mejorable, pero en la declaración de La Palma, que ha reunido al presidente del gobierno central con los presidentes de los gobiernos regionales, ha habido importantes puntos de coincidencia, aunque otros, en cambio, han vuelto a salir a la luz. El más relevante, la estrechez de miras y el escaso respeto de Pere Aragonés al Rey Felipe.

Aragonés se ha dignado asistir por primera vez el encuentro, pero no quiso coincidir con D. Felipe para expresarle así, una vez más, que no le reconoce como Jefe de Estado de los catalanes. No se comprende que en estos tres años Pedro Sánchez no haya tenido un solo gesto de reproche hacia Aragonés y la alcaldesa Colau. Entre las responsabilidades de un jefe de gobierno está exigir un comportamiento respetuoso con la Constitución en aquellos que comparten actos con él mismo.

La reunión de La Palma podría haber sido más concreta en sus conclusiones, pero hay que poner el acento en lo positivo. La oposición apoya las medidas del gobierno para colaborar con Zelenski en la defensa de su territorio, de su país, y además se han sentado las bases para que la coordinación de los gobiernos en la atención a los refugiados. Un asunto prioritario, dada la proliferación de ONG sin experiencia, así como las iniciativas particulares que se hacen con la mejor voluntad pero no siempre con la necesaria eficacia. Isabel Díaz Ayuso sugirió que parte de los 20 mil millones de euros que ha asignado el gobierno a medidas de Igualdad igual, se destine a la atención de los miles de ucranianos que llegarán a España prácticamente sin nada, sugerencia que ha tenido buena aceptación por parte de otros presidentes. Y ha habido unanimidad en la necesidad de tomar decisiones sobre cómo afrontar el coste desmesurado de la factura energética, que los miembros del PP, con Feijóo a la cabeza, han pedido la rebaja de los numerosos impuestos que gravan gas, gasoil y gasolina. Además de ampliar las ayudas a quienes se encuentren en situación precaria por el alza desmesurada del recibo de la luz.

El nombre La Palma se ha identificado los últimos meses con noticias desgraciadas, por los efectos catastróficos del volcán Cerro Viejo. Ojalá ese nombre se convierta en el futuro referencia de acuerdos entre el gobierno central y los regionales para afrontar los efectos perniciosos de una guerra que nos toca tangencialmente desde el punto de vista bélico -siempre que Putin no impulse una guerra mundial- pero que deja las economías familiares en una situación insostenible.