scorecardresearch

Sánchez Cabrera califica de "vergüenza" la crisis del PP

J.M.M.
-

El alcalde de Ávila y vicepresidente de Por Ávila descarta "totalmente" su regreso a las filas populares aunque se produjese la marcha de Casado y Egea

Sánchez Cabrera califica de “vergüenza” la crisis del PP - Foto: Isabel García

El alcalde de Ávila y vicepresidente de Por Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha calificado como "una vergüenza" la situación que se está viviendo en el Partido Popular a nivel nacional y ha descartado "totalmente" su regreso a las filas populares en el caso de que Pablo Casado y Teodoro García Egea dejasen sus responsabilidades políticas, toda vez que su marcha del PP para fundar Por Ávila tuvo lugar tras el enfrentamiento que tuvo con el presidente y el secretario general de los populares tras no ser designado candidato a la Alcaldía de Ávila en 2019.

En declaraciones a Diario de Ávila, Sánchez Cabrera aseguró que "es una vergüenza que los que hace cuatro días estaban paseándose por las calles de la ciudad y de la provincia de Ávila, de la mano de Alfonso Fernández Mañueco, y se les ponía como ejemplo en la gestión tanto a nivel municipal, como el alcalde de Madrid; a nivel autonómico, como Isabel Díaz Ayuso; incluso a nivel de partido, como Pablo Casado, Teodoro García Egea y otros miembros del PP, ahora resulta que entre ellos mismos se descubren y se acusan de corrupción; otros acusan de haber utilizado los medios municipales del Ayuntamiento de Madrid para espiar a la presidenta de la Comunidad de Madrid; y otros acusan al presidente del partido de no gestionarlo bien".

Ante esa situación, y a juicio de Sánchez Cabrera, "nos han intentado engañar a los abulenses, les han traído a Ávila a pasearles como un ejemplo y, sin embargo, hemos visto cómo se ha caído el PP como si fuera un castillo de naipes". Y añadía que "es algo que han utilizado durante la campaña electoral y, evidentemente, han intentando engañar a los abulenses".

A su vez, el alcalde de Ávila cree que "lo que tiene que hacer el PP es pedir perdón por el espectáculo que está dando; y tiene que pedir perdón a los abulenses por haber traído aquí a la presidenta de la Comunidad de Madrid, al alcalde de Madrid, al presidente del partido a pedir el voto como ejemplos de ejemplaridad, valga la redundancia, y sin embargo ellos mismos han demostrando que no son ejemplo de nada".

Y en cuanto a la solución de la crisis, y aunque reconocía que "yo no soy nadie para meterme en cosas de otros partidos", Sánchez Cabrera considera que "lo mejor que debe de hacer (el PP) es ponerse en manos de los afiliados. Convocar un congreso nacional y que sean los afiliados que decidan quién quieren que el PP", si bien añadía que "esta pregunta es mejor que se la hagan al presidente provincial del PP de Ávila" para quien tuvo un mensaje. Así, Sánchez Cabrera decía que "parece que hasta el día de ayer ha estado callado, porque debe haber estado jugando a dos bandas, por un lado apoyando a Pablo Casado y por otro a Isabel Díaz Ayuso, con el corazón partido, porque hasta ahora parece que eran los dos grandes líderes en los cuales se inspiraba el presidente del PP de Ávila y, sin embargo, parece que los dos están tocados".

Cuestionado sobre su hipotético regreso a las filas del PP, de las que se marchó para fundar Por Ávila, aseguró que aunque se produjese la marcha de Pablo Casado y de Teodoro García Egea "no habría ninguna posibilidad". Y aseguró que "el Partido Popular es un partido que no representa a los intereses de los abulenses, y no representa y defiende lo que verdaderamente importa a los abulenses. Por eso fundamos Por Ávila, por eso estoy en Por Ávila y desde aquí sí que puedo defender, sin ningún tipo de ataduras, sin ningún tipo de intereses partidistas, sin luchas de poder, los intereses que tienen los abulenses".

Entrando en el inicio de las negociaciones para alcanzar la gobernabilidad en Castilla y León, y tras el primer encuentro que mantuvieron Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca, el vicepresidente de Por Ávila afirmó que el líder del PP "tiene claro que va a pactar con Vox, lo único que está haciendo es cubrir el expediente reuniéndose con el resto de formaciones políticas, pero no tiene tiene ninguna intención ni ninguna voluntad de buscar el respaldo del resto de fuerzas políticas".

A día de hoy, Sánchez Cabrera reconocía que el procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, todavía no tiene fecha para reunirse con Mañueco, único interlocutor con el que acudirán a esa ronda de contactos. Sánchez Cabrera insistía en que "somos una fuerza política leal a las instituciones y si son citados acudirán, "como no puede ser de otra manera". En ese encuentro aprovecharán para poner sobre la mesa "las demandas que tienen los abulenses, aquellas enmiendas que quedaron paradas por la convocatoria de estas elecciones por parte del PP, y también el programa electoral que Por Ávila ha presentado en estas elecciones y que ha recibido el apoyo de más de 13.000 abulenses en la provincia de Ávila".

Sánchez Cabrera también precisó que acudirán con "una perspectiva buena y positiva", porque "vamos a buscar el diálogo con todas las fuerzas políticas". Y recordó que desde el primer día han mantenido que "no va a haber cordón sanitario con nadie, somos una fuerza política democrática, todas las fuerzas políticas que han sido elegidas y tienen representación en las Cortes de Castilla y León son democráticas y, por lo tanto, estamos abocados a entendernos, y es lo que esperan los ciudadanos castellanos y leoneses, y también los abulenses. Nosotros lo que vamos a hacer siempre es defender los intereses de la provincia de Ávila, lo que importa a los abulenses, el bien común, y en esa línea es donde nos vamos a mover".