scorecardresearch

La licitación de la obra del nuevo pabellón queda desierta

Luis Carlos Santamaría
-

Tercer gran contrato promovido desde el Ayuntamiento de Ávila que topa con la actual situación económica y que necesitará de nuevas negociaciones para poder encontrar una empresa constructora

La licitación de la obra del nuevo pabellón queda desierta - Foto: David Castro

Parón en la construcción del nuevo pabellón cubierto polideportivo en la zona sur de la capital abulense al haber quedado desierta su licitación. Las actuales condiciones económicas, sobre todo por la alta inflación, siguen frenando a la iniciativa privada a la ahora de acometer este tipo de obras, y de hecho ya es el tercer gran contrato promovido desde el Ayuntamiento de Ávila que topa con este problema y que necesitará de nuevas negociaciones para poder encontrar una empresa constructora.

El plazo para la presentación de ofertas para la construcción de esta nueva infraestructura deportiva concluyó el pasado miércoles y desde el Consistorio abulense se confirmó que no se había recibido ninguna propuesta. Ya sucedió lo mismo con el contrato para las escaleras mecánicas en la Cuesta Antigua y con el del proyecto de remodelación del entorno de El Pradillo. En ambos casos, y tal y como sucederá ahora con el del pabellón, desde el Ayuntamiento se abrieron conversaciones y negociaciones con empresas del sector con el fin de poder encontrar una salida a esta falta de ofertas en la licitación inicial.

Hace dos semanas el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, se refirió a los problemas que estaba sufriendo el Ayuntamiento a la hora de encontrar licitadores para ciertos contratos, una situación que «no es exclusiva del Ayuntamiento de Ávila, sino de la situación que se vive en estos momentos en España y en el mundo», comentó el alcalde, refiriéndose a que «hay una crisis de materias primas que hace que los precios cambien, y desde el momento en que se redactan los proyectos hasta que se pueden licitar hay una modificación al alza de los precios que hace que a muchas empresas no les resulte atractivo desde el punto de vista económico». Además, Sánchez Cabrera comentó también el «problema de trabajadores en el sector de la construcción» porque «las empresas tienen muchas obras debido a la contratación pública por los fondos Next Generation, y no tienen trabajadores para poder atender esas necesidades».