Ingresan en prisión los detenidos por el atropello mortal

Redacción
-

La policía les imputa un concurso de delitos de homicidio por imprudencia, omisión de socorro y conducción temeraria. El pasado martes se entregaron en dependencias policiales, después de que las investigaciones apuntaran hacia ellos

En la mañana de ayer ingresaron en prisión los dos varones que fueron detenidos por la Policía Nacional como presuntos autores del mortal atropello en la madrugada del pasado domingo en la calle Capitán Peñas, que causó la muerte del joven de 20 años Javier Echevarría, natural de Toledo y estudiante de Enfermería en la Universidad Católica de Ávila. Los dos detenidos son dos vecinos de Ávila, de 29 y 22 años, uno de los cuales tiene antecedentes policiales, como indicó la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín.
La investigación, desarrollada por agentes de la Comisaría de Policía Nacional de Ávila en colaboración con la Policía Local, dio comienzo inmediatamente después del suceso con el estudio de los restos que los dos vehículos implicados en el suceso dejaron en el lugar de los hechos.
Una vez identificados los dos vehículos se inició un intenso dispositivo conjunto de búsqueda por parte de ambos cuerpos policiales que permitió la localización del primer automóvil al cabo de unas horas. Este coche fue localizado abandonado en una calle del extrarradio de la ciudad y presentaba signos evidentes de daños compatibles con el impacto contra un peatón, informó la Policía Nacional.
Ingresan en prisión los detenidos por el atropello mortalIngresan en prisión los detenidos por el atropello mortalLas pesquisas llevadas a cabo tras su localización, así como su exhaustivo análisis por parte de agentes especializados de la Policía Científica, permitieron centrar la investigación sobre dos personas, los ahora detenidos, que unas horas después se presentaron voluntariamente en la Comisaría de Ávila. Los investigadores continuaron con las diligencias policiales que los llevaron hasta el segundo vehículo implicado, siempre según fuentes policiales. Finalizado el atestado, los dos hombres pasaron a disposición judicial, decretándose su ingreso en prisión.
Según ha podido saber este periódico, a los presuntos autores se les imputa un concurso de delitos. En primer lugar, un homicidio por imprudencia grave. El segundo de los delitos por el que pasaron a disposición judicial es por omisión de socorro, al abandonar el lugar del accidente. Por último, el tercero de los delitos imputados es por conducción temeraria. 
Después de las investigaciones llevadas a cabo por la Policía ésta considera que el atropello no fue intencionado y tampoco que se produjera en el transcurso de unas carreras que los conductores estuvieran realizando, un rumor que corrió como la pólvora en los primeros momentos del suceso, y que ha propiciado todo tipo de especulaciones en medios nacionales. Según la conclusión policial no existía ánimo competitivo entre los conductores, pero sí un exceso de velocidad superior a los 50 kilómetros por hora.
El juzgado de Instrucción número 4 de Ávila ha sido el encargado de recibir el caso, aunque las diligencias e instrucción del suceso corresponderán al número 3.
Desde la Subdelegación de Gobierno en Ávila se anuncia para los próximos días la convocatoria de una rueda de prensa en la que participarán el subdelegado, el alcalde, el comisario y el jefe de la Policía local, en la que darán nuevos detalles sobre este luctuoso caso. 
La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, después de trasladar las condolencias a los padres y la familia del joven fallecido, la Universidad Católica de Ávila donde estudiaba y a sus compañeros, puso en valor la celeridad y la rapidez con que ha actuado la Policía Nacional en este caso, pues detuvo casi en 48 horas a los presuntos culpables, «en un trabajo rigurosísimo para esclarecer todas las circunstancias de este suceso tan grave que ha conmocionado a la ciudad de Ávila». También valoró lo que calificó como «extraordinaria» la colaboración de la Policía Local de la ciudad en ese trabajo riguroso y eficaz que ha llevado a la detención de los presuntos culpables del atropello.
Por su parte, el alcalde de la ciudad, Jesús Manuel Sánchez Cabrera agradeció el trabajo realizado por la Policía Nacional en colaboración con la Policía Local de Ávila, que ha permitido estas detenciones. También quiso trasladar el pésame a la familia del joven fallecido y ofrecer a sus padres el apoyo que ha mostrado estos días toda la ciudad de Ávila, cuyos habitantes se encuentran consternados por este suceso, dijo el regidor abulense. Destacó la colaboración entre los dos cuerpos policiales y «el trabajo desarrollado por dos importantes unidades de la Policía Local, por un lado, Atestados y por otro Seguridad Ciudadana que, en colaboración con la Policía Nacional, han llevado a cabo esta investigación».