scorecardresearch

Una cosecha temprana para un aceite de calidad excelente

E.C.B
-

Esta novedosa experiencia de la Asociación de Productores Olivareros del Sur de Ávila, que incluye el prensado de la aceituna en frío, permitirá comercializar unos 500 litros de AOVE con etiqueta y envasado comunes

Una cosecha temprana para un aceite de calidad excelente

La Asociación de Productores Olivareros del Sur de Ávila sigue dando pasos, de la mano del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) y con el apoyo de la Diputación de Ávila, para la obtención de la Denominación de Origen para su aceite de oliva virgen extra, pero mientras el ansiado marchamo llega, continúan trabajando no solo en la profesionalización del sector sino también en la aplicación de nuevas fórmulas de obtención de un aceite de excelente calidad. Así, esta campaña han puesto en marcha una experiencia nueva con unas magníficos resultados, la cosecha temprana de la aceituna y su prensado en frío.

Explica el presidente de la asociación, Pedro Gómez, que «se realizó la cosecha 20 días antes que todo el mundo y cogimos un día la aceituna en todos los pueblos que están dentro de la asociación, para su prensado en frío, que se realizó en la almazara de San Esteban del Valle. Aquí molemos habitualmente a baja temperatura, pero estaba vez se hizo en frío, de manera que no se sometió a ninguna degradación al aceite, con lo que aunque el aprovechamiento ha sido algo más bajo, la calidad es excelente», algo que, como indica, «pone de relieve la calidad del aceite que tenemos en la zona», virgen extra, por supuesto.

En total son  unos 500 litros de aceite los obtenidos mediante esta nueva experiencia para su comercialización con una etiqueta de la Asociación de Productores Olivareros del Sur de Ávila. «Ya hemos comprado el envase y actualmente se está diseñando la etiqueta de la asociación», comenta Gómez, quien añade que «cada cual, en función de su aportación, se llevará las botellas de aceite que le correspondan para venderlas en sus tiendas».

No obstante, ésta solo ha sido una experiencia novedosa puesta en marcha por los productores olivareros del sur de Ávila en el marco de una campaña de recogida de la aceituna que ha sido muy buena tanto en calidad como en cantidad, «en la línea de la de hace tres o cuatro años, que también fue espectacular en calidad y muy buena en número de kilos de aceituna recogidos», subraya el presidente de la asociación que agrupa a este colectivo, Pedro Gómez. En una campaña normal se suelen recoger en esta zona alrededor de 7 millones de kilos.

Apunta, por ejemplo, que en la cooperativa San Pedro Bautista de San Esteban del Valle, «ha sido uno de los mejores años en cuanto a calidad del aceite». «Se ha recogido la aceituna antes que otros años y no tenía enfermedades (ni mosca del olivo ni antracnosis), gracias en buena medida a los cursos de poda que se vienen organizando a través del convenio con la Diputación Provincial», indica Pedro Gómez, quien añade que, además, «al prensarse a temperatura muy baja, la calidad es muy buena, y eso también ha ocurrido en todos pueblos que pertenecen a la asociación, donde la calidad del aceite ha sido excelente y la cantidad de aceituna recogida, muy buena, pese a que hubo una tormenta de granizo que hizo temer la pérdida de aceituna».

Respecto a la calidad y entrando en detalle sobre sus componentes, señala el presidente de la Asociación de Productores Olivareros del Sur de Ávila que, tras el análisis de unos 60 parámetros, el resultado es «un aceite afrutado (5,4 cuando el máximo es 6), de buen aroma y olor. La acidez es de una décima y media, «muy suave» (el máximo para un virgen extra es de 0,8%), y el índice de peróxidos se sitúa en 4, cuando el máximo permitido es 21, lo que hace que el aceite no se ponga rancio y aguante más años sin descomponerse aunque con el paso del tiempo pueda perder propiedades.  

aumento de costes. El aumento en los costes de los materiales y sobre todo de la luz que vienen sufriendo la práctica totalidad de los sectores productivos desde hace muchos meses también ha afectado al sector oleícola y olivarero. De hecho, según apunta el presidente de la Asociación de Productores Olivareros del Sur de Ávila, Pedro Gómez, «este último año se ha notado la subida del precio de los productos para el envasado del aceite, como el papel, el cartón o los plásticos, y sobre todo la luz», lo que repercutirá en el precio final del aceite. «No es cosa de las almazaras ni de los agricultores, pero el consumidor debe saber que ese aumento de costes repercutirá en el precio del aceite», afirma.