scorecardresearch

San Esteban del Valle estrena su Ruta de las Inscripciones

E.C.B
-

El recorrido, elaborado por el Ayuntamiento en colaboración con el arqueólogo Jorge Díaz, incluye 14 puntos de interés con inscripciones, fechas e incluso calaveras talladas en la piedra de edificios y monumentos de la localidad

San Esteban del Valle estrena su Ruta de las Inscripciones

El Ayuntamiento de San Estaban del Valle ha elaborado, en colaboración con el arqueólogo Jorge Díaz, una nueva oferta de turismo cultural, la Ruta de las inscripciones, un recorrido por las calles de la localidad con 14 puntos de interés para descubrir las inscripciones, fechas y hasta calaveras que fueron talladas en piedra por todo el casco urbano.

«Tenemos un valioso patrimonio en nuestro pueblo que a veces es difícil de ver y localizar», afirman desde el Ayuntamiento, que ha editado un folleto de esta nueva ruta con la que quieren «poner en valor esos pequeños detalles que pasan desapercibidos y que guardan parte de la historia de San Esteban del Valle».

Explica Jorge Díaz que el casco urbano de San Esteban se estructura en calles paralelas, que discurren de norte a sur. Las traseras de las viviendas dan a callejas muy estrechas, como la que puedes encontrar detrás del Ayuntamiento, considerada una de las más estrechas de Castilla y León.

En la plaza principal puedes ver las portadas más señoriales, con arcos polilobulados, grandes dinteles o fechas como 1649, que se repite en varios casos y que hacen pensar qué pudo suceder ese año para que se reedificaran tantas viviendas.

Avanzando por la calle San Pedro Bautista es llamativa la casa que hace esquina con la calle del Cerrito, con unas pequeñas columnas excelentemente talladas. Si desciendes por esta calle, haciendo chaflán está la curiosa casa sonriente, con sus ojos, su boca...

Las plazoletas que se crean por la intersección de calles aquí se denominan cotanos, un localismo, y suelen nombrarse por alguno de sus vecinos más conocidos (de tío Seque, de tío Ubaldo, etc.). Otros cruces de calles han tenido su renombre, como las cuatro esquinas, entre las calles Limón, Naranjillo y Amargura. Como dice la canción: 'De las 4 Esquinas salen los toreros y las toreras'.

Si avanzas, tus pasos te llevan a la calle Naranjillo, en la que verás bonitas casas tradicionales, con sus entramados de madera y sus puertas de doble hoja. También encontrarás símbolos y fechas en algunas portadas de la calle Limón y una pintoresca portada de piedra, rebajada hoy en día a ventana en la calle Amargura.

 Yendo hacia el este por la calle Rosales, en el callejón, también se conserva una curiosa portada datada en 1708.

Por la calle Real y a mano derecha, entre esta vía y la calle del Sol, se localizan dos grandes casonas con sus correspondientes inscripciones, en las que puedes practicar los conocimientos en numeración latina, por ejemplo MDCCXXIV.

Avanzando por la calle del Sol observamos casas con soportales, hasta alcanzar el emblemático Pilón, en cuya bola se aprecia una fecha posiblemente añadida con posterioridad.

Ascendiendo por la calle Cuesta puedes imaginar el considerable esfuerzo al golpear por ella los caballos y jinetes que participan en el famoso Vítor. También hay algunas portadas de interés y, en su extremo, el clásico azulejo territorial 'San Esteban del Valle, partido territorial…'

El exterior de la iglesia de San Esteban Protomártir está lleno de símbolos, como las marcas de cantero en los sillares y cazoletas distribuidas por El Cotanito, cruces grabadas en las puertas, en las jambas de la portada principal, la oeste y algunas otras por todo su perímetro; fechas como el año 1712, pero también 1538, que sería la inscripción más antigua localizada en la localidad), y lápidas en el pavimento de la entrada sur. Sirviendo de suelo, se localizan varias lápidas funerarias con fechas como 1866 o con una calavera muy pirata con sus huesos cruzados.

Esa ruta urbana se prolonga con 'El Camino de las Estrellas'. En torno a la carretera de Santa Cruz del Valle (AV-P-706) se conserva el viacrucis completo. Hay cinco cruces en la vía, mientras que el resto se extienden en torno a la ermita de San Andrés. En las basas de algunas de ellas verás inscripciones.

Tomando la senda de las Cinco Villas en dirección a Santa Cruz del Valle, pasando la almazara, puedes buscar una misteriosa cruz tallada en una piedra vertical, en la margen izquierda del camino y justo antes de un pequeño pinar. Posiblemente serviría para la oración de los caminantes que utilizaban este antiguo camino.