scorecardresearch

Una fragua multiusos

Ana Agustín
-

El Ayuntamiento de Hernansancho está a punto de concluir las obras de la antigua fragua que se convertirá en centro de mayores (planta baja) y de jóvenes (primer piso). La falta de recursos económicos impide su finalización

Obras realizadas en la antigua fragua de Hernansancho.

El Ayuntamiento de Hernansancho afronta la última fase de las obras de construcción de la antigua fragua, una edificación nueva que se ha levantado en el lugar en el que se encontraba el lugar en el que antiguamente se venía desarrollando este oficio.

Tal y como ha contado a esta redacción la alcaldesa de Hernansancho, Mari Ángeles Bartolomé, se trata de un edificio «que mantendrá el patrón original y a cuya entrada colocaremos la bigornia original, que hemos conservado de la histórica forja». Esta construcción cuenta con dos plantas. En la baja, se ubicará el centro de mayores de la localidad, que contará con una sala de usos múltiples, además de la biblioteca municipal y una cuarto de podología, al que han de unirse otras dependencias como un almacén y dos baños.

En la planta superior se ha ubicado el espacio para los jóvenes de Hernansancho. Allí tendrán su sede los miembros de la Asociación El Pozo, de reciente constitución y todos aquellos que quieran utilizar esta infraestructura, la cual contará con una sala  multifuncional, dotada con ordenadores, un almacén y un baño.

En municipio no contaba con biblioteca hasta ahora, por lo que, el hecho de instalarla en este edificio ha sido una noticia muy bien recibida por los vecinos. Lo que sí tenía la localidad morañega era una sala de ordenadores, que se desplazará a la Fragua cuando las obras de este edificio estén concluidas. Se halla ubicado en la calle Mayor, en el camino del cementerio y, aunque lo que restan para su conclusión no son más que remates, aún no se puede dar por concluido este trabajo, que requiere de más financiación. Así lo ha afirmado Mari Ángeles Bartolomé, quien ha añadido que «esta es la quinta fase, y la más costosa, puesto que asciende a 50.000 euros, de los que el Ayuntamiento ha de aportar 7.000». Sin embargo el Consistorio no cuenta con dinero suficiente para hacer frente a los trabajos de carpintería, alicatado y pintura que restan, además de la dotación de mobiliario. Las obras han sido subvencionadas en su mayoría por el Fondo de Cooperación de la Diputación Provincial y en las cuatro fases iniciales ha supuesto un desembolso de 25.000 euros en cada una de ellas, de los que el Ayuntamiento ha venido aportando 3.000 cada vez.

Tampoco se va a poder acometer el proyecto de llevar a cabo una zona recreativa en el entorno de la Fragua «porque no tenemos dinero». De tal forma, y como consecuencia de la crisis económica, este ayuntamiento no puede inaugurar esta instalación, «que también está pendiente de la calefacción en la planta superior.

el agua. Por otro lado, la regidora de Hernansancho, ha afirmado que «estamos preocupados con el tema del agua». Y es que, en tiempo de sequía como el que estamos atravesando, «hemos detectado ya dos averías y dos fugas de agua en la red de abastecimiento.

En este sentido, Mari Ángeles Bartolomé, ha afirmado que, «tenemos que acometer obras de mejora en la red, algo fundamental para el municipio». Por esta razón, está buscando ayuda económica de la Administración regional con el fin de abordar estos trabajos. «También vamos a instalar los dispositivos que nos permitan realizar cortes por sectores», ha añadido Bartolomé.

El Ayuntamiento también está intentando sensibilizar a la población sobre el necesario ahorro de agua y la alcaldesa ha afirmado que «recortaremos el presupuesto de las fiestas para dar prioridad a estas obras de mejora de la red».