scorecardresearch
Domingo del Prado

Los lunes de Domingo

Domingo del Prado


Las barbas en remojo

27/06/2022

Como este grande periódico
cuenta todo lo que pasa
y no solo lo que ocurre
en nuestra pequeña Ávila,
hoy les contaré el suceso
ocurrido en Las Españas,
en el «país» de allá abajo,
según se mira en el mapa:

Andaluces y andaluzas
y andaluzos celebraban
—y los pongo de tres formas,
con inclusivas palabras—
erecciones autonómicas
hace solo una semana.
Catorce días anduvieron
metiditos en campaña,
y el caliente 19,
antes de huir a la playa,
acercáronse a las urnas
con el voto y la toalla;
se avecinaba tormenta
según las encuestas sabias.
Los socialistas, a una,
en andalú exclamaban:
—¡Ozú, ezta guerra perdemos,
porque vamos con Espadas!
Los de Vox, con doña Oh Lona,
querían seguir dando caña…
con la vicepresidencia
que para sí reclamaban.
El Pepé de Don Feijó
con la mayoría soñaba…
Y como La vida es sueño,
según Pedro el de la Barca,
sacó mayoría soluta
el más Moreno, un tal Juanma.
¡Sóbranle tres diputados
a la tal popular banda! 
Ya pueden hacer novillos
e irse hasta tres de jarana,
pues sacaron tantos votos
que, si todos los juntaran,
tendrían tantas papeletas
«como pa asar una vaca»,
pues las papeletas arden
lo mismo que ardía la pasta
que por los ERES tenían
aquellos pobres bandarras
que también por mayoría
Al-Andalus gobernaran.

El partido de La Rosa
quedó con su rosa ajada:
De 33 triputados
solo en 30 se quedaban;
a pesar de que Don Pedro
desenvainó sus Espadas,
quedóse casi en pelotas,
sin pantalones ni enaguas.
Podemos, Izquierda Unida,
Más País y siglas varias,
—y no los cito aquí a todos,
porque son una amalgama—,
si antes eran casi veinte,
en esta ocasión sacaban
pobre cosecha… ¡tan solo
la media docena escasa!
—O sea, que sacaron cinco,
y no lo tomen a guasa,
que las rimas son muy fáciles
cuando de cinco se habla—.
En este tan raro examen,
a pesar de que «copiaban»,
sacaron cero redondo
Ciudadanos de Arrimadas.
Y Adelante Andalucía,
de la que es del Kichi dama,
con tan solo un par de escaños
quedó feliz y tan pancha.

Ante dichos resultados,
que ninguno se esperaba,
hubo alguna dimisión
y bastantes caras largas;
callose don Hache ni Que,
doña Montera se calla,
callose don Pedro Sán
callose doña Yo Landa,
calláronse casi todas,
Unas y Oltras se callaban;
mas habló a los cuatro vientos
la señora doña Adri Ana,
y bien oiréis lo que dijo
con muy sesudas palabras:
—La derecha es la culpable,
que igual que el Putin a Ucrania,
de forma muy similar
invadió Al-Andalus Juanma…
¡Culpa es de La Derechona!
¡Sacar mayoría tan amplia
es abusar de los votos
y violar la democracia!
¡Pondremos una denuncia
por abuso y amenazas!


Pasados un par de días
de victoria tan sonada,
en Madrid, Jefe Feijó
organizó una queimada,
y ahuyentaron a las bruxas
que desde Vox acechaban;
queimáronse las izquierdas,
que queidaron ben queimadas.
Y cayó en «Despeña Pedros»
el Pesoe con Juan Espadas;

Como las barbas de Juan
has visto que las pelaban,
hoy mismo, Pedro querido,
¡pon a remojar tus barbas!