Candeleda marcó la diferencia, 40 grados

P.R.
-

Esta localidad y Burgohondo, con 38,2 grados, junto a Palencia, con 38,5, fueron los mayores registros de Castilla y León

Candeleda marcó la diferencia, 40 grados

La ola de calor africano que asola a la mayor parte de España hizo subir de forma considerable los termómetros en toda la provincia, de se alcanzaron registros de muy altas temperaturas. Tanto es así que entre las estaciones que AEMET tiene en esta provincia fueron dos las que se situaron entre los mayores registros, junto a Palencia. Candeleda, con 40 grados, a las seis de la tarde fue la localidad de la comunidad donde más subieron los termómetros en esta jornada. En segundo lugar se sitúo Palencia, con 38,5 grados y Cebreros con 38,2, las tres localidades con os registros captados a las 18,00 horas.
En el caso de la capital, el termómetro llegó a marcar los  33,8 grados, a las 18,00 horas. n cuanto a las temperaturas más bajas hay que reseñar que el Puerto el Pico marcó la tercera temperatura más baja de todo el país, con 11,4 grados. La más baja temperatura registrada en los observatorios de la AEMET se produjo en  Sanabria-Robleda, con 10,8 grados a las 7:20 de la mañana, seguida de La Orotava-Tenerife y El Puerto El Pico.
Durante estos días en los que se va a  prolongar la ola de calor son varios los consejos facilitados por expertos para mejor sobrellevar esta situación: Por una parte, evitar salir de casa durante las horas centrales del día (entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde). Beber  más líquidos, sin esperar a tener sed . Sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos.
También hay que evitar las  comidas copiosas, así como tomar verduras y frutas. Hay que comer menos cantidad y más veces al día y no se ingieran comidas calientes ni se abuse de las bebidas alcohólicas. Conviene reducir la actividad física y descansar con frecuencia a la sombra- Se debe usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares. y permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
En la casa hay que utilizar las habitaciones más frescas. Un consejo que siempre nos dan nuestros mayores  es que durante el día  hay que bajar las persianas y cerrar  las ventanas y abrirlas por la noche para ventilar.