Llegan las 'tribus' vettonas

F.J.R.
-

Las ocho tribus vettonas, junto a los cucurrumachos de Navalosa, desfilaron por las calles de Solosancho. Los actos que se celebraron la noche del viernes en el castro de Ulaca llegaron a congregar a unas 2.600 personas, según el alcalde

Llegan las 'tribus' vettonas - Foto: David Castro

El ruido ensordecedor de los cencerros de los cucurrumachos invadió todo el espacio cuando entraron en el recinto donde concluyó el desfile de las ocho tribus vettonas que participaron en el recorrido en la fiesta de Luna Celta de Solosancho.  Las ocho tribus que previamente se habían concentrado en las puertas del Ayuntamiento para comenzar el desfile por distintas calles del pueblo  hasta llegar  hasta la Plaza  de la Fuente, donde se había instalado el escenario para recibir a las distintas tribus que participaron en el desfile, que vinieron acompañados por más de un centenar de participantes de cada uno de estos grupos que procedían de los distintos poblados de Villaviciosa, Robledillo, Barterna y Solosancho
El jefe de la tribu y alcalde del municipio, Jesús Martín, que por primera vez regía los destinos de Luna Celta, estuvo acompañado en el recorrido vettón por una druida especial, Magali. 
El pueblo se había engalanado para la ocasión, con las puertas de la muralla de acceso y las viviendas del poblado vettón,  que daban acceso al mercado vettón que contenía más de una treintena de puestos de diferentes productos.
Llegan las 'tribus' vettonasLlegan las 'tribus' vettonas - Foto: E l propio alcalde del municipio, Jesús Martín, reconoció que los verdaderos jefes de la tribu eran los componentes de todas las agrupaciones del pueblo que dan vida a esta fiesta. Recordó, no obstante, a dos personas que hace diecisiete años fueron los artífices de la idea de Luna Celta y lo propusieron en  distintas reuniones. Precisamente en la edición de este año se quiso rendir un homenaje a estas dos personas Jorge García y Manuel Martín, a los que se les entregó dos verracos vettones. Jorge dijo que la idea había sido de Manuel y recordó esos momentos con el impulso que dieron todos los grupos de gente del pueblo a esta iniciativa. También recordó el impulso dado por Benito Zazo, el anterior alcalde y  sus diferentes corporaciones. También mencionó  a otras personas como José y Azucena, el grupo de Teatro de Solosancho y las diferentes corporaciones. Por su parte Manuel recordó que tuvo un sueño y que «estos son nuestros orígenes y tenemos que luchar por ellos». Ambos defendieron que esta fiesta no tiene color político, porque son del pueblo. El alcalde, al volver a tomar la palabra, corroboró esta apreciación porque dijo que la fiesta «no es de nadie. Es del pueblo y continuará mientras vosotros queráis que continúe», dijo el regidor, que recordó también el gran éxito recogido en los actos celebrados la noche anterior de Ulaca, donde se llegaron a congregar unas 2.600 personas, como indicó.
Noche celta. Una actividad «mágica, en un ambiente de civismo y convivencia que cada año es más especial», según Jesús Martín, en referencia a los distintos actos que se celebraron en la noche del viernes en el castro de Ulaca. Una vez la marcha llegó al castro, el Altar de los Sacrificios fue escenario del concierto de ‘Veteranos de las Galias’, de la charla de Juan Pablo López acerca de los orígenes del castro y la representación teatral, a cargo del Grupo de Teatro de Solosancho. Las tres actividades fueron un éxito rotundo, como así reconoció el público. La degustación de productos típicos y limonada en la plaza del Castillo, de Villaviciosa, y una nueva actuación de ‘Veteranos de las Galias’ pusieron el broche a una jornada inaugural de la Luna Celta 2019 que había comenzado a media tarde del viernes con las visitas guiadas a Ulaca, realizadas por voluntarios de la localidad ataviados de vettones y para las que se formaron tres grupos de medio centenar de participantes cada uno. Todos ellos quedaron entusiasmados con las explicaciones acerca de la ciudad vettona que hace dos mil años ocupó estos parajes.
Desde el Ayuntamiento de Solosancho destacan la ausencia de incidentes dignos de mención, la exquisita limpieza de todos los participantes para cuidar el entorno y el civismo y buen ambiente que reinó durante toda la jornada.