Un estreno de temporada poco deseado

M.M.G.
-

El Punto Limpio apenas recibe siete visitas el domingo y el lunes su puerta aparece llena de residuos. Desde el Ayuntamiento se apela a la responsabilidad cívica de los abulenses

Un estreno de temporada poco deseado

Hace apenas una semana, el Ayuntamiento de Ávila anunciaba el cambio de horario y días de apertura del Punto Limpio Municipal, así como el cambio de empresa gestora del mismo.
Esas modificaciones horarias pasaban, ante todo, por la apertura de un domingo al mes de las instalaciones, en este caso, el primer domingo del mes. Así como del cierre del lunes consecutivo, es decir, el primer lunes de cada mes.
Pues bien, este que acaba de pasar ha sido el primer domingo en que el Punto Limpio ha abierto sus puertas.Sólo siete personas usaron las instalaciones. Y el lunes se convirtió en el primero de cierre.
Un lunes que nos ha dejado tristes imágenes para el recuerdo y que hablan de abulenses poco cívicos que hacen mal uso de estas instalaciones.
Puede que fueran muchos los que acudieran al Punto Limpio el pasado lunes 3 de agosto para depositar sus residuos y enseres. Estamos seguros de que muchos regresaron a casa con ellos en el coche. Pero otros cuantos optaron por la solución rápida: abandonar esos restos a las puertas del Punto Limpio, de manera poco cívica y, además, ilegal.
Restos de madera, botes de pintura vacíos, un sanitario, una televisión... El surtido de residuos depositados a las puertas del Punto Limpio, ubicado en el polígono de las Hervencias, era larga.
Puestos en contacto con el Ayuntamiento, se recalca que desde el Consistorio «siempre se ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía», a la que se le pide que haga un buen uso del Punto Limpio.
Más incisivos se han mostrado desde el sindicato UGT, que en su día denunció la precaria situación laboral en la que se quedaba el empleado del Punto Limpio con este cambio de horarios y que ahora apunta de nuevo que «la decisión de cerrar un lunes el punto limpio, lo único que ha provocado es la acumulación de residuos en la puerta y una modificación perjudicial del calendario laboral del operario, pasando a trabajar domingos, sin compensación económica y descansando el lunes». Por este motivo, desde el sindicato «se insiste en que la solución pasa por la contratación de otro trabajador para poder llevar a cabo la ampliación de horarios y dar un servicio adecuado a los ciudadanos de Ávila».