scorecardresearch

La Muralla y toda su importancia

M.M.G.
-

Miguel Sobrino presenta en Ávila 'Castillos y murallas', un ambicioso trabajo en el que repasa las fortalezas más importantes de España y de países vecinos y del papel que desarrollaron

El dibujante y escultor madrileño Miguel Sobrino presentó este martes en Ávila 'Castillos y murallas' (Esfera de los libros), la obra con la que cierra una trilogía en la que junto a 'Catedrales' y 'Monasterios' ha buceado en las grandes obras arquitectónicas del patrimonio cultural de España y en la que, como no podía ser de otra manera, la Muralla de Ávila ocupa un lugar destacado.

«La importancia de la Muralla va más allá de lo bien que se ha conservado», comienza a reflexionar para Diario de Ávila el autor, buen conocedor del patrimonio abulense y colaborador desde hace años con sus textos y dibujos de la Diputación Provincial.

«No es sólo que el monumento esté completo o que sea el recinto amurallado mejor conservado», abunda en esa idea, «es que su monumentalidad es gigantesca».

Para Sobrino, la importancia del principal monumento de Ávila reside también, por ejemplo, en las puertas de San Vicente o del Alcázar. «Son como no las hay en ninguna otra parte», se refiere a su escala, por supuesto, pero también a su «papel emblemático».

Así, hablaba de cómo la Muralla en general y sus puertas en particular jugaron en su día un importante papel en la defensa o en cuestiones legales y fiscales de la ciudad. «Por ejemplo, todos los reyes tenían que jurar los fueros a las puertas de la ciudad», habla el autor de la labor real de un monumento, el abulense, «de mucho nivel» y del que «por desgracia», lamenta, se perdió el Alcázar.

«Si se hubiera conservado el Alcázar tendríamos un conjunto único», apunta Sobrino, que aplaude las labores que ahora se están llevando a cabo para tratar de 'recuperar' ese histórico edificio.

En cualquier caso, si algo quiere dejar claro el autor es que su 'Castillos y murallas' no es una guía de estos monumentos. «No se trata de que todo el mundo pueda encontrar el castillo de su pueblo», dice explicando el porqué de la obra.

«La intención del libro es ofrecer una visión de estas construcciones que enriquezca cualquier visita», reflexiona, sobre una obra que, insiste, «no ha querido ser localista». Al contrario, con su profunda investigación, traslada al papel, por cierto, de manera sencilla y accesible al lector, Sobrino ha buscado presentar los monumento desde el punto de vista de sus relaciones, del significado y del uso que tenían en el momento de su construcción o, en el caso de los castillos, de cómo se vivía en su interés. «Porque estamos engañados por la ficción», critica.

«He querido insistir en la arquitectura vivida, ir más allá», profundiza en su objetivo.

La Alhambra de Granada, Olite y Loarre, la Torre del Oro... Son sólo algunas de las fortalezas sobre las que abunda Sobrino en un tomo con más de 400 ilustraciones y que guarda un capítulo especial a Ávila más allá de la Muralla.

Así, en el libro el lector descubrirá, por ejemplo, el alma Bonilla de la Sierra o de de los castillos de Arévalo, Mombeltrán o Las Navas del Marqués. «El de Magalia es uno de los grandes castillos renacentistas de España», se detiene el autor en una fortaleza que, asegura, tiene «grandes implicaciones culturales».