Terminada la captación del sondeo del Puente de Los Lomos

E.C.B
-

Tras concluir las obras, ahora se están realizando las pruebas técnicas eléctricas necesarias para comenzar el bombeo de agua a la red general de abastecimiento de la ciudad, mientras que las reservas de los embalses están ya al 35,9% de su capacidad

Terminada la captación del sondeo del Puente de Los Lomos - Foto: David Castro

La ausencia de precipitaciones unida a la situación de los embalses y las previsiones, que no apuntan a la llegada de lluvias en próximas fechas, mantienen a la ciudad de Ávila en situación de emergencia por la sequía. Una declaración aprobada en Junta de Gobierno el pasado 18 de julio, que implica la diligencia de cuantas actuaciones y trámites resulten necesarios para paliar la situación en aras a la conservación y consecución de recursos hidrológicos.
Yen esa línea viene trabajando el Ayuntamiento de la capital, que acaba de concluir las obras de conducción desde el sondeo del Puente de Los Lomos hasta la red de abastecimiento de la ciudad, si bien ahora se están realizando las pruebas técnicas eléctricas previas necesarias para comenzar el bombeo de agua.
Esta obra, no obstante, es una medida más de las muchas que se han adoptado durante todo el verano, incluso antes de que esa declaración de emergencia fuese aprobada. De hecho, a principios de junio se adoptaron una serie de medidas a corto plazo que a día de hoy todavía se mantienen, dado que sigue sin llover y las reservas de agua están ya, según el último dato aportado correspondiente al 13 de agosto, al 35,9 por ciento de su capacidad, casi dos puntos menos que la anterior semana. En concreto se acordó entonces la eliminación del riego de los parques y jardines públicos, realizando únicamente para el mantenimiento de árboles y zonas singulares como jardines históricos; la reducción de presiones nocturnas el mantenimiento del bombeo desde Fuentes Claras, la preparación de los bombeos de los pozos de El Soto, el control de las aguas consumidas en las instalaciones deportivas, el baldeo de vías públicas que se realiza con agua no potable y la concienciación ciudadana.
A esas medidas se sumaron otras acordadas en la Mesa de la Sequía que se celebró el 5 de julio en el Ayuntamiento y que incluían la solicitud formal a instituciones y organismos de la ciudad de la limitación del uso del agua en los jardines privados de cara a incrementar el ahorro de agua, pero también la petición a grandes consumidores de agua, como determinadas comunidades de vecinos, que disminuyeran al máximo el riego de los jardines y que evitaran cambiar el agua de las piscinas abiertas durante el periodo estival para combatir las altas temperaturas.
La Mesa de la Sequía también acordó avanzar en las obras de adaptación y puesta en servicio de los sondeos de El Soto, que se iniciaron en 1986 debido a la sequía y que no se llegaron a utilizar, así como el inicio por parte del Ayuntamiento de una campaña de sensibilización para concienciar a la ciudadanía de la necesidad de ahorrar agua. Su aplicación fue inmediata, de tal forma que comenzó a captarse agua del embalse de Serones y se pusieron en marcha los bombeos de El Soto.
Ya el 18 de julio llegó el decreto de situación de emergencia en la ciudad por la sequía como consecuencia de la situación de los embalses y la previsión de ausencia de precipitaciones. Los informes técnicos indicaban que por debajo del volumen crítico de embalses, cuantificado en 1.500.000 metros cúbicos para los tres embalses, el agua no se puede aprovechar, por lo que la aprovechable suma 1.987.414 metros cúbicos. Ese día también se aprobó la no celebración de eventos  en la pista hípica de San Segundo que implicaran la utilización de recursos hídricos.
En semanas posteriores, el alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, mantuvo reuniones tanto con los administradores de fincas como con los alcaldes pedáneos para trasladarles la necesidad de reducir el consumo de agua en las comunidades de vecinos, en el primer caso, y analizar la situación por la sequía en cada barrio anexionados y mandarles un mensaje de concienciación para todos los vecinos, en el segundo.