scorecardresearch
Soraya García

Un guiño a lo nuestro

Soraya García


A medio grano

02/06/2022

Ávila es una de las provincias más cerealistas de Castilla y León, pero esta campaña va a ser desastrosa para muchos trabajadores del campo. El intenso calor de mayo y la falta de agua va a dar lugar a una reducción considerable de la cosecha. 
Esta semana he tenido la oportunidad de grabar un reportaje para el programa de 'Campo abulense' de La 8 Ávila y en concreto, he conocido la realidad que vive el sector de mano de dos agricultores. Ya les anticipo que la previsión de la cosecha de esta campaña puede ser desastrosa para muchas familias que viven del campo. 
Primero viajamos a Maello. Allí, en su explotación agrícola, nos esperaba Victoriano Garcimartín. Lleva toda la vida dedicado al cereal y asegura que no recuerda un mes de mayo tan caluroso como el de este año. Es más, in situ nos muestra una de sus parcelas de trigo. La mayoría de las espigas están vacías y otras muchas, a medio grano. Aunque en los próximos días llueva, nos explica, ya no hay solución. Resignado nos dice que la cosecha se va a adelantar y será entonces cuando vea los rendimientos obtenidos. Pero la previsión que hace es de una disminución en la productividad de más del 50 por ciento respecto a los últimos años. Es más, no quiere ni hablar de cómo será la producción de cebada, ya que afirma que la que tiene sembrada en sus parcelas lleva seca más de 15 días. 
Y de terrenos de cultivo en secano, nos vamos a los de regadío en otro punto de nuestra provincia. Llegamos a Nava de Arévalo donde nos espera Teófilo Rodríguez. A sus 72 años ha vivido de todo en el campo, pero se sincera con nosotros. Nos comenta que cada vez las cosas están peor en el sector primario y que este año va a ser catastrófico en cuanto a la cosecha. Y es que a pesar de que parte de sus parcelas las tiene de regadío, los costes de producción son tan elevados que no va a tener beneficios. Incluso llega a emocionarse cuando nos comenta cómo antes, sin tantas comodidades, una familia vivía holgadamente dedicándose al campo y ahora casi no se puede subsistir por todos los gastos que supone tener una explotación agrícola. Eso sí, asegura que lleva toda una vida trabajando duro y que él seguirá viviendo de lo que le gusta: la agricultura.  Pero Teófilo nos aporta la clave. Para que el sector no desaparezca son necesarios que los jóvenes den un paso al frente y seguir con esta actividad esencial. 
Tan esencial es el sector del campo que ha quedado claro durante toda la pandemia de la Covid-19. Y así me lo explicaba Alfonso Rodríguez en nuestra tercera parada de grabación en Magazos. A sus 22 años, lleva ya tres metido de lleno en la agricultura. El apoyo de sus padres ha sido clave, pero apunta que el mayor inconveniente que se ha encontrado es la gran cantidad de documentación que piden las diferentes administraciones. Pero él dice tener muchos retos de futuro en un sector que le apasiona. Y eso lo tenemos que tener claro todos. Si el sector agrícola y ganadero se hunde, la economía familiar también. Demos el lugar que se merecen a todos los trabajadores del campo que día tras día se esfuerzan para que no nos falte ningún producto en nuestra despensa.