scorecardresearch

Llamada de advertencia y en defensa de la democracia

A.S.G.
-

Medio millar de personas respaldan la convocatoria de UGT y CCOO en defensa de la democracia y los servicios públicos y frente a las políticas «de la ultraderecha, instalada cómodamente en el gobierno de la Junta gracias al Partido Popular»

Imagen de la cabecera de la manifestación en el recorrido realizado en los alrededores de Santa Ana. - Foto: Isabel García

Por la democracia, en defensa de los servicios públicos, de la sanidad, de la educación, del medio ambiente, de los diferentes colectivos sociales...Por muchas razones Ávila salió a la calle de la mano de UGTy CCOO, con el respaldo de las diferentes fuerzas políticas –PorÁvila, PSOE, Ciudadanos, Izquierda Unida o Podemos–   bajo el lema 'Defendamos la democracia', que abrió la manifestación convocada en la plaza de Santa Ana, que tuvo el respaldo de cerca de 700 personas, según los organizadores, 250 según Delegación del Gobierno, para llevar a cabo una «primera» llamada de atención ante las políticas que se están llevando a cabo en la Junta de Castilla y León y en especial desde las consejerías «que tienen detrás a  VOX».

No fue Ávila ajena a una jornada de convocatorias en toda la Comunidad. «Un punto de inicio que tiene como objetivo acumular fuerza, dar información a la gente para que sea consciente del momento que vivimos y del riesgo a la convivencia pacífica en nuestra comunidad» señalaba Óscar García Barroso, secretario provincial de CCOO satisfecho por el seguimiento de la jornada, no sólo por el respaldo ciudadano sino también por la presencia de fuerzas políticas «de diferentes sensibilidades» que acudieron a la llamada en una mañana en la que defender una democracia «que hoy está en riesgo», avisó. «La primera envestida ha sido contra los agentes sociales y económicos, contra los sindicatos y la patronal, pero después serán otros, porque el objetivo de la extrema derecha es destruirlo todo y para ello deben acabar con la democracia.Si no lo paramos llegará un día en que el objetivo será que el que no sea como ellos será su enemigo.No lo vamos a permitir.Vamos a pelear por defender la democracia, el consenso y el diálogo».

Lamentaba Javier García, secretario provincial de UGT, tener que salir a las calles para defender la democracia «pero que no lo duden, que estaremos en ellas si no se revierten estas políticas nefastas para Castilla y León y Ávila en particular. Estamos ante el punto de partida de nuestras reivindicaciones para decirle a la Junta que basta ya, que fuera fascistas de nuestras instituciones y que regrese un gobierno democrático a Castilla y León».

Una llamada de advertencia de todos y a la que pusieron voz dos personalidades de la política abulense como César Martín, ex subdelegado del gobierno, y José María González, ex procurador en las Cortes. «Quédense con esta imagen, con esta foto.Son los concejales y concejalas que son y fueron de nuestro Ayuntamiento.Son parte de la construcción de la democracia en nuestra ciudad junto a muchos y muchas.Ya no vamos a parar hasta eliminar el odio de nuestras instituciones» señalaba Óscar García Barroso ante la lectura del manifiesto con el respaldo de los representantes de las fuerzas políticas que apoyaron la convocatoria. «Es un honor y una pena tener que estar aquí hoy. Quién me iba a decir que a estas alturas del Siglo XXIíbamos a estar defendiendo la democracia en la calle, en Ávila y en Castilla y León» comentó José María González ante un documento en el que se reclamó la libertad y los derechos de los ciudadanos, la defensa de la democracia representativa y participativa, el estado social y de derecho, la convivencia y el respeto a la diversidad, la legitimidad de las organizaciones de la sociedad civil y el acatamiento a la legalidad democrática. «Principios y valores que en la actualidad están cuestionados por la extrema derecha, cómodamente instalada en el gobierno de la Junta de Castilla y León gracias al Partido Popular» al que se criticó por su «complacencia» y en especial  a «un presidente de la Junta que está cediendo de manera escandalosa y vergonzante la iniciativa, el discurso y el poder a la extrema derecha».