scorecardresearch

Las rebajas, entre la confianza y la incertidumbre

M.E.
-

Muchos establecimientos llevan días con descuentos, pero otros optan por la fecha tradicional y arrancaron una campaña con la que se busca volver a ventas prepandemia

Las rebajas, entre la confianza y la incertidumbre - Foto: Isabel García

Ávila ya está de rebajas, lo que se dejó notar en las calles más comerciales de la ciudad. Muchos establecimientos ya llevaban días con descuentos en sus escaparates y en sus interiores para intentar captar a los clientes desde el inicio del verano, pero otros siguen optando por la fecha tradicional y esperaron a dar este viernes el pistoletazo de salida oficial a una campaña que arranca con la confianza en recuperar el volumen de ventas de 2019. Un año que ya no fue bueno, según recuerda el presidente de la Federación Abulense de Empresarios del Comercio, Andrés Sánchez, pero al que se aferra el sector como referencia en estos momentos para intentar dejar atrás los dos años de pandemia.

Y es que el verano actual es el primero en el que la situación está normalizada, ya sin restricciones de por medio y con la vuelta de eventos y fiestas, de ahí que se confíe en que el consumidor materialice«sus ganas de salir, de recuperar su vida y de renovar el armario» y esto se traduzca en «movimiento para el comercio». 

Con todo, estas expectativas «positivas» chocan, de alguna manera, con la realidad de la situación económica, lo que también genera «incertidumbre» y dudas en el sector. Andrés Sánchez apunta que si este semestre 'pospandemia' hubiera llegado en un contexto económico normal, «sin la inflación desbocada ni las consecuencias de la guerra de Ucrania de por medio», sería «todo maravilloso», por las perspectivas de aumento de las ventas, pero la situación está «difícil» y desde sectores como el comercio creen que la merma del poder adquisitivo en los hogares puede hacer mella en las decisiones de compra. «Llevamos dos años malos y cuando parecía que estábamos saliendo esto puede ser el remate», subraya el presidente de la Federación de Comercio, quien pone como ejemplo que la diferencia del gasto en uno o dos depósitos de gasolina con el del año pasado es «lo que vale una camisa», con lo que habrá muchos que «se lo ahorrarán».