La gastronomía de Ávila se abre al mundo en Madrid Fusión

Javier D. Bazaga
-

La marca colectiva Ávila Auténtica vuelve a la cita gastronómica internacional de referencia con la incorporación de diez bodegas de vino como novedad en el espacio Enofusión

La gastronomía de Ávila se abre al mundo en Madrid Fusión - Foto: JUAN LAZARO

Madrid Fusión quiere volver en su 18 cumpleaños a los orígenes, a la «cocina esencial y la sencillez meditada», según apuntan desde la organización, por lo que en ese tránsito la calidad tiene que formar parte del viaje. Y si Madrid Fusión es un referente, «si hablamos de calidad hablamos de los productos de Ávila Auténtica», según apuntó el presidente de la Diputación provincial, Carlos García.
De hecho, «la importancia de las materias primas y la huida de lo superfluo» están siendo las líneas de trabajo de esta feria, por lo que Ávila Auténtica, que lleva cinco años consecutivos acudiendo a la cita gastronómica internacional de referencia, tiene mucho que aportar. El presidente de la institución provincial alabó el trabajo diario de todos y cada uno de los productores y empresarios de la provincia que cada día levantan la persiana y estos días además «aportan su trabajo, su ilusión y su sueño de querer exportar». Se trata de una cita que reúne a más de 300 profesionales culinarios de todo el mundo. «Y es por eso que la Diputación no solo tiene que estar en Madrid Fusión, sino en todas las ferias que sirvan como escaparate para mostrar la fortaleza y la riqueza de la provincia de Ávila a través de la calidad de sus productos», dijo.
Pero la novedad este año, tras cinco de presencia ininterrumpida, está en la participación por primera vez de Ávila Auténtica en el espacio dedicado al vino Enofusión, con 10 bodegas de la provincia entre las que García destacó la DO Cebreros, los pequeños productores de la zona del Tiétar o del Madrigal de las Altas Torres, así como «los diferentes rincones de la provincia que aportan la manera tradicional y el cariño y esmero para la promoción de los caldos». Una presencia que, a su juicio, pone de manifiesto que «el vino de Ávila es un vino que importa».
No obstante, y consciente de que la calidad es la base pero no el fin, el presidente de la Diputación mencionó los retos a los que debe hacer frente el sector como el de conseguir «trazar una estrategia turística que enarbole la riqueza de los productos con la riqueza turística». Es decir, unir cultura y tradición en lo que denominó una «gastroeconomía» que permita poner en valor los productos abulenses y posicionarlos en el turismo gastronómico nacional y convertirlos en reclamo turístico.
Para ello se comprometió desde la Diputación a seguir acompañando a estos productores y empresas, y puso como ejemplo el incremento del presupuesto destinado a la marca colectiva Ávila Auténtica este año en un 30 por ciento con respecto al ejercicio de 2019, alcanzando así los 265.000 euros. Sin embargo, García refirió que «tenemos retos por delante, pero el dinero no importa, importa el compromiso y e trabajo e ilusión con el que se levantan los negocios todos los días», por lo que apoyarán y fomentarán la participación de estas empresas en las ferias, certámenes o congresos en los que «pueda repercutir de manera positiva al interés de la provincia». García agradeció al diputado responsable de Desarrollo Rural, Jesús Martín, que acompañó al presidente en su visita a Madrid Fusión, y al personal técnico de la institución su «magnífica labor» en la difusión del nombre y calidad de la provincia por toda la geografía nacional.

más visibilidad. La directora técnica del marca Ávila Auténtica, Gema Rodríguez, aseguró que las distintas empresas que se amparan bajo este paraguas obtienen «visibilidad, una plataforma de promoción y difusión de sus productos, les genera un vínculo entre ellos, un espacio de cooperación intersectorial y nuevos canales de comercialización», por lo que no es de extrañar que «no paramos de recibir solicitudes» para formar parte de esta familia de calidad reconocida.
En esta ocasión han sido 19 las empresas representadas en esta edición de Madrid Fusión, 15 del sector agroalimentario y 4 establecimientos de restauración. «El denominador común es que los productos se producen, se elaboran o se transforman en Ávila» por lo que el requisito no solo que hagan las cosas bien, sino que esos productos se hagan en Ávila. Son empresas pequeñas, por lo que Rodríguez subrayó la importancia de este soporte de promoción y difusión, e incluso asesoramiento en muchos casos, «que de otra forma no podrían acceder a este tipo de espacios».
El ejemplo lo encontramos en Moraña Natural, una de las compañías presentes en este sello y productores de legumbres de la Moraña, entre las que destacan sus alubias blanca, pinta, el garbanzo y la lenteja. Para su directora gerente, Charo Muñoz, Madrid Fusión constituye «un escaparate al que no podemos acceder de manera individual». «Es imposible económicamente» afirma, por lo que poder estar de la mano de la Diputación es una oportunidad para dar a conocer sus productos. Pero sobre todo que «vean la diferencia» entre los productos que se comercializan y los suyos, nacionales y de calidad, que al final son los que demandan los hoteleros. «Que la gente vea que lo que pasa por nuestra nave merece la pena. Venimos a que nos conozcan», resumió Muñoz.