scorecardresearch

Un dron para luchar contra el furtivismo en Gredos

E.C.B
-

Esta tecnología de última generación, a la que se suman visores térmicos, ha sido adquirida a través del convenio entre la Junta y la asociación de propietarios de la Reserva de Caza 'Sierra de Gredos', y probada en presencia de Suárez-Quiñones

Un dron para luchar contra el furtivismo en Gredos

La Reserva de Caza 'Sierra de Gredos' dispone de nuevas herramientas tecnológicas de última generación para luchar contra el furtivismo que, junto al lobo, es uno de los principales problemas que tienen en la zona. Se trata de un dron, dotado con cámaras infrarrojas y sistema de vuelo nocturno; visores térmicos y equipos ópticos de alto contraste adquiridos gracias al convenio de colaboración existente entre la Junta de Castilla y León y la asociación de propietarios de estos terrenos cinegéticos, que permitirán a los celadores de medio ambiente y agentes medioambientales de la Junta, así como a los guardas rurales de la asociación desarrollar de una forma más eficaz, de manera pionera en esta Comunidad, el control de estas actividades ilegales que este año arrojan un balance de siete cabezas de macho montés detectadas que habían sido cazadas ilegalmente y cinco personas investigadas por este tipo de delitos.

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, asistió este martes a una demostración del uso del dron, que será operado por la empresa Eulen, en la Casa de la Reserva de Caza en Navacepeda de Tormes, y allí aprovechó para subrayar que la Reserva de Gredos «debe ser ejemplo para las nueve reservas de caza restantes de Castilla y León porque se hace una gestión sostenible de los recursos cinegéticos y se hace de común acuerdo entre los propietarios y la Junta». «Lo que hacemos aquí es aprovechar los recursos naturales de una forma sostenible, garantizando la buena conservación de la especies silvestres, como la cabra, y lo hacemos de una forma sensata y regulada, evitando sobrepoblaciones que son un peligro para su conservación», indicó el consejero, que estuvo acompañado, entre otros, por la presidenta de la asociación de propietarios de la Reserva, María Ángeles Prieto; el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, y el presidente de la Diputación de Ávila, Carlos García.

Suárez-Quiñones defendió la caza como «medio para el crecimiento sostenible de las especies, que también es territorio rural, mantenimiento de actividad económica y recursos para los ayuntamientos y sus vecinos». Es, según el consejero, «el ejemplo de mesura, frente a lo que no hay que hacer, que es lo que hace el Gobierno con el lobo, que nos impide su gestión al norte del Duero, cuando en esa zona que tiene el 85% de los lobos solo había un 15% de los daños».

En similares términos se expresó María Ángeles Prieto, quien aseguró que «la caza tiene muchos beneficios y es un recurso para una zona tan deprimida como nuestro medio rural, y por ello debemos luchar por ella porque asienta población, crea trabajo y es una actividad necesaria sanitariamente».

Prieto subrayó que este año la Reserva de Caza de Gredos ha conseguido un récord de ingresos, con 1,5 millones de euros, «de los cuales 850.000 se repartirán entre todos los propietarios y la otra parte, que corresponde a la Junta, se utiliza para el arreglo de caminos e infraestructuras y para adquirir material para luchar contra el furtivismo».