Donde la muerte está en los planes de vida

SPC
-

Holanda lanza una campaña oficial en la que insta a hablar con la familia sobre qué hacer cuando ya no hay tratamientos paliativos

Donde la muerte está en los planes de vida

No es habitual que el Gobierno de un país pida y ayude a los ciudadanos a pensar en su muerte mientras están sanos, pero en Holanda una campaña oficial insta a hablar a la familia de cómo quieren que sea el final de su vida, antes de llegar a una situación límite en la que no haya tratamiento paliativo. En un país pionero en la práctica de la eutanasia, abordar este tipo de cuestiones no es un tabú, aunque la última iniciativa de las autoridades holandesas no está pensada únicamente para los supuestos de muerte voluntaria.
Una conversación con los seres queridos es el primer paso que cualquier persona debe dar para normalizar la muerte porque permite «tener un sentimiento de paz» al abordar los cuidados y asistencia necesitarías, el lugar donde pasar los últimos días de vida y las personas que rodearán al afectado llegado el momento.
Es la primera vez que el Ejecutivo presta atención a la muerte ordinaria instando a hablar de temas delicados como la sedación, la eutanasia y dejar de comer y beber como forma de suicidio, pero también ofrece acceso a apoyo mental y consejos para hacer testamento.
«A menudo, hablar sobre la fase final de la vida ocurre cuando ya es muy tarde o, en algunas ocasiones, nunca. Esa conversación es también complicada. Morir no parece encajar en nuestra sociedad del Instagram. Pero es importante que veamos la muerte y hablar de ella como parte de la vida», asevera el ministro holandés de Sanidad, Hugo de Jonge.
La campaña reconoce que «a veces no es fácil empezar un diálogo» sobre la muerte, pero en una web interactiva puesta en marcha por el Gobierno se explican los pasos a seguir: es recomendable compartir con al menos una persona lo que estás pensando y lo que quieres que se te haga una vez pierdas control sobre tu estado de salud.
«Elige a una persona en la que confíes mucho, invítala y dile que esto es importante para ti. Elige un día en el que ambos tengáis tiempo y atención uno para el otro. Escoge un lugar tranquilo. Asegúrate de que no te molesten y de no coincidir con otras personas en el sitio», añade la web. Los detalles son muy específicos, claros y concisos. La conversación «no debe ser demasiado larga y pesada», 15 o 30 minutos es más que suficiente, y también «te puedes reír hablando sobre tu muerte».