scorecardresearch

Cae un 4% la siniestralidad laboral en el primer trimestre

E.C.B
-

De enero a marzo se contabilizaron en esta provincia 334 accidentes laborales, de ellos uno mortal y otro grave. 296 fueron durante la jornada y 38 in itinere

Cae un 4% la siniestralidad laboral en el primer trimestre - Foto: David Castro

Tras un 2021 en el que los datos de siniestralidad laboral no fueron nada positivos en Ávila, con un incremento  del 18,14 por ciento respecto al año anterior, motivado en gran medida por el aumento de actividad, 2022 ha comenzado dando un respiro a la provincia con una reducción de los accidentes laborales del 4 por ciento en el primer trimestre del año en relación al mismo periodo de 2021.

Según los datos aportados por la Junta de Castilla y León, de enero a marzo se registraron en esta provincia un total de 334 accidentes laborales, de ellos uno mortal, los mismos que el año pasado; otro grave y 332 leves.

296 accidentes de esos 334 se produjeron durante la jornada laboral y de ellos 294 fueron leves, uno grave y uno mortal, mientras que los 38 restantes fueron in itinere, es decir, en el trayecto de casa al trabajo, todos ellos leves.

El sector que, una vez más, mantuvo los niveles de siniestralidad laboral más elevados durante esos tres meses fue el de servicios, con 159 accidentes, mientras que otros 57 se produjeron en la industria, 47 en la construcción y 33 en el sector agrario. Y fue el sector de la construcción el que porcentualmente más redujo sus cifras en lo que a siniestralidad laboral se refiere en términos interanuales, con una bajada del 7,84 por ciento (cuatro menos), seguido de la industria, con un descenso del 6,56 por ciento (cuatro menos), y el sector servicios, con un 2,45 por ciento menos (-4), mientras que el sector agrario se mantuvo en los mismos números del primer trimestre de 2021, con esos 33 accidentes.

En cuanto a su gravedad, como apuntábamos, se contabilizó un accidente mortal en estos tres primeros meses del año, en la construcción, y graves también hubo sólo uno en el sector agrario, mientras que de los 332 leves, 159 fueron en el sector servicios, 57 en la industria, 46 en la construcción, 32 en el agrario y 38 in itinere.

Pero además de los ya apuntados 334 accidentes laborales con baja, en la provincia de Ávila también se registraron de enero a marzo otros 312 que no requirieron baja, por lo que el número total de accidentes contabilizados en ese periodo alcanzó los 646, lo que supuso una disminución del 4,15 por ciento (28 menos) respecto a 2021 cuando se registraron 674 en ese mismo periodo de tiempo.

 

Por actividad. Dentro del sector servicios, fueron las actividades dentro de la Administración Pública y Defensa, con 29; el servicio de comidas y bebidas, con 19;el comercio al por menor, con 18, y la asistencia residencial, con 13, las que mayor número de siniestros contabilizaron en el primer trimestre de 2022 en Ávila, mientras que en las actividades sanitarias se contabilizaron 11 y en la venta y reparación de vehículos, el comercio al por mayor, el transporte terrestre y de tubería y los servicios sociales sin alojamiento hubo 10 en cada caso. Además, hubo seis accidentes en los servicios de alojamiento, cinco en los servicios de edificios y jardinería  y dos tanto en las actividades postales y de correos como en educación. Todos ellos tuvieron un carácter leve.

En la construcción, por su parte, 22 accidentes se produjeron en la construcción especializada, 19 en la construcción de edificios y 6 en ingeniería civil, uno de ellos mortal, mientras que en la industria, la mayoría, 29 en concreto, se concentraron en la industria de alimentación, si bien hubo otros 8 en la fabricación de productos metálicos, y tres en industrias extractivas, fabricación de productos no metálicos y recogida y tratamiento de residuos, mientras que en la fabricación de vehículos a motor y remolques, en la industria maderera y de corcho y en la fabricación de bebidas se contabilizaron dos en cada caso, todos leves.

Por su parte, en el sector agrario, de los 33 accidentes registrados, 22 se produjeron en la agricultura, ganadería y caza, uno de ellos grave y el resto leves, y 11 en la silvicultura y explotaciones forestales.