scorecardresearch

César Díez aventura un difícil futuro en su nueva novela

D.C
-

El escritor, miembro y cofundador de La Sombra del Ciprés, ambienta la que es su cuarta obra publicada, 'El sueño de Connor', en los Estados Unidos del año 2050, en un momento crítico para la historia de la humanidad

César Díez aventura un difícil futuro en su nueva novela

El escritor César Díez Serrano, miembro de la Asociación La Sombra del Ciprés (de la que fue cofundador), ha vuelto a las librerías después de varios años, regreso a la actualidad literaria que hace de la mano de una obra de ciencia ficción ambientada en los Estados Unidos del año 2050 a la que ha titulado El sueño de Connor.

La trama de esta obra, que su autor explica que es fruto de cinco años de trabajo, lleva al lector a «un mundo distópico en el que sociedad más avanzada de la historia» vive la cruel  contradicción de ser «incapaz de hacer frente a una latente crisis energética y social», un momento de la Historia en el que «los constantes avances tecnológicos y la presión laboral han potenciado el individualismo, las diferencias económicas y la soledad». En ese gris panorama la situación parece poder ir a mucho peor, debido a que la NASA capta «un extraño mensaje que cambiará la perspectiva de la humanidad para siempre y la enfrentará a un desafío nunca visto: el fin de la vida en el planeta».

El sueño de Connor es, César Díez, «una reflexión acerca de nuestra existencia; una novela oscura, para un tiempo oscuro en lo personal, donde planteo un ejercicio de introspección sobre el camino que hemos tomado en el último siglo. En él abordo la vinculación entre la ciencia y la religión, el sometimiento al mundo laboral, la deshumanización de los sentimientos, el cambio climático, la libertad convertida en autocensura, la presión por la felicidad y la huida del dolor, entre otros temas».

Ese retrato social que tiene no poco de denuncia (por las muchas cosas muy mal hechas) y también de reivindicación (la de cambiar ese peligroso rumbo) lo hace el escritor «a través de personajes muy trabajados, como por ejemplo Jackie Connor, mediante la que pretendo mostrar el hartazgo de la búsqueda de la felicidad constante y obligada; el primer presidente latino de EE.UU, John Flores, en el que plasmo la obsesión por el éxito profesional, y el físico George Wood, con el que muestro a un hombre rechazado por la sociedad en la lucha por sus creencias más profundas». Junto al plantel de protagonistas, «aparecen multitud de perfiles secundarios que intentan ser el reflejo de un mundo en plena autodestrucción de sus valores».

Que la acción se sitúe en un futuro tan próximo, añade, «me permite jugar con la idea de cómo será el planeta dentro de tres décadas.; en ese sentido profundizo en un hipotético nuevo orden mundial, con la fractura de la Unión Europea, el progreso de potencias emergentes y la decadencia de las antiguas. También hablo sobre las relaciones sociales, la medicina, el transporte, o la vida doméstica entre otros muchos temas».

Esta novela, la cuarta tras  La edad de Acuario, El misterio de Ana Bolena y Conspiración en Londres, es para su autor «un reencuentro con la literatura, en el que he vuelto a disfrutar escribiendo y plasmando mis dolores, temores y anhelos», regreso en el que «los lectores no encontrarán el tono humorístico, cercano o blanco de mis obras anteriores, sino una redacción más elaborada, madura y profunda».