«Ávila tiene una gran riqueza, no es sólo Gredos»

A.S.G.
-

Elena Delgado, presidenta del Grupo Almanzor, pone en valor los deportes de montaña en Ávila. «El senderismo no es sólo andar por andar, sino descubrir nuevas zonas con un valor ecológico por su fauna y su flora»

«Ávila tiene una gran riqueza, no es sólo Gredos»

Es un buen momento para disfrutar de la naturaleza, de los espacios naturales que ofrece la provincia de Ávila. Y no son pocos. «Ávila tiene mucha riqueza.No es solo la zona de Gredos» explica Elena Delgado, presidenta del Grupo de Montaña Almanzor. Es su primer año en el cargo, aunque no el primero en un club en el que prácticamente lleva una vida. Tras de sí ya son cerca de 20 los años los que suma como secretaria de un club que con el COVID-19 ha sufrido «un parón en cuanto a actividades colectivas», aunque con el desconfinamiento sus miembros han regresado a la montaña de forma individual. «A nivel individual se está saliendo». Y es que el entorno abulense en particular y la naturaleza en general ofrecen un escenario inigualable para la práctica de los diferentes deportes de montaña con las condiciones de seguridad que en estos momentos se hacen imprescindibles en esta ‘nueva normalidad’.
«El deporte de montaña en general ha ido en crecimiento, cada vez llega a más gente». Y en ello se vuelcan cada año desde el Grupo Almanzor. «Tratamos de fomentar el senderismo en familia, esos deportes menos competitivos que pueden hacer todo el mundo» y que facilita que sus actividades alcancen gente de todas las edades. No se olvida la competición desde el Grupo Almanzor, como la propia Carrera Pico Zapatero y el Cross del Castillo, pero «en general buscamos esa práctica deportiva para todo el mundo». Y desde hace años sus ojos no pierden de vista al ‘público’ más pequeño. El Nacimiento del Alberche, la Cascada del Jerte, la Marcha Infantil Profesor Trujillano, la Marcha Juvenil-Infantil Miguel Ángel González Náñez, los Pinares de Valsaín, el RíoTormes o el Fin de Semana Familiar eran buena muestra de ello en un calendario de actividades 2020 que quedó en el tintero por culpa de la pandemia, aunque el objetivo está claro. «Buscamos que empiecen saliendo en familia para que luego, cuando se hagan mayores, continúen» explica Elena Delgado.
«Enfocar las actividades a las familias hace que la gente se esté animando» reconoce en una práctica con un valor añadido mucho mayor a la propia competición. Crece el interés por la naturaleza, por el medio ambiente. «El senderismo no es solo andar por andar, es descubrir zonas nuevas con un valor ecológico por su fauna o su flora». Y en este sentido reivindica las numerosas opciones de Ávila. «Tenemos una gran riqueza en cualquier zona. No tenemos por qué ceñirnos únicamente a Gredos» reconoce Elena Delgado en una provincia que, además, por su cercanía a otros espacios de montaña como Segovia o Madrid facilita mucho la programación de actividades. «Tratamos de que se conozcan otras zonas diferentes frente a lo que puede ser más normal y tradicional de ir a Gredos. Hay más cosas que la Laguna. Ávila tiene muchas zonas».
Hay potencial en este sector por trabajar. «Ávila tiene mucha riqueza y potencial. Se está empezando a aprovechar en algunas zonas» analiza no sólo desde su posición como presidenta del club sino desde su conocimiento como Técnico de Montaña. «Hubo una época con mucha fuerza en la que se marcaron rutas, se abrieron senderos... La llegada de subvenciones lo hizo posible. Pero eso hay que mantenerlo. Algunos de los senderos se han perdido. Hay mucho margen de mejora. No sólo sirve con querer que vaya la gente sino que hay que hacer un buen mantenimiento, una buena señalización, publicitarlo y que la zona ofrezca alicientes». Son sinergias. El deporte es el anzuelo, pero la cultura, el patrimonio o la gastronomía son alicientes que pueden hacer todo mucho más sencillo. Todo junto convierten al deporte de montaña en un perfecto motor económico para muchas localidades y zonas rurales. Lo tienen muy asumido en la Federación de Deportes de Montaña de Castilla y León, que se unía a la FederaciónEspañola en su mensaje de apoyo al mundo rural lanzado durante la pandemia. «Queremos que se nos vea al colectivo montañero como lo que siempre hemos sido, parte esencial de una alianza por el mundo rural» decían desde los órganos federativos en medio del parón.
Un parón que en el caso del Grupo Almanzor se mantiene a nivel de colectivo. «Es complicado. Ganas tenemos de empezar pero nos puede la responsabilidad. El peligro aún está ahí. Animamos a seguir saliendo a nuestros socios –han elaborado un código de buenas prácticas– pero no vemos sensato juntar a la gente. Todo dependerá de cómo avance la situación. Si podemos en septiembre haremos alguna cosa, si no esperaremos». Toca tener prudencia aunque «la gente tiene ganas ya de salir» pero toca ser responsable.