scorecardresearch
Juan Ruiz-Aýucar

Quince barrios

Juan Ruiz-Aýucar


Mirando el invierno desde noviembre

05/11/2021

Noviembre suele tener en Ávila temperaturas mínimas relativamente suaves, aunque asomadas a los cero grados, y con lluvias débiles, ya a las puertas del invierno. Y es así porque las últimas heladas en el presente año fueron hace siete meses en nuestra ciudad, concretamente los días 17 y 18 de abril, en plena primavera, con temperaturas nocturnas de -1,5 y -0,7 grados, respectivamente. Más duros fueron los veinte primeros días del presente 2021, con fuertes heladas que llegaron a los once grados negativos el día 12. Por el contrario, el mencionado tantas veces como cambio climático, con aumento progresivo de las temperaturas, parece ser evidente en nuestra provincia, con la capital rozando los 38 grados positivos en julio y 39 grados en agosto, nunca ocurrido desde que hay registros y cuando Candeleda se disparó hasta los 44 grados.
Uno de los puntos positivos de tales circunstancias afecta a la celebración de las fiestas patronales, que en noviembre comienzan con la fiesta nacional de Todos los Santos, inicio de las celebraciones no laborables en la provincia de Ávila, que tienen a San Martín de Tours y San Andrés Apóstol como principales protagonistas en una veintena de localidades, a los que se unen el beato Félix Alonso, patrón de Gutierre-Muñoz. 
El hecho de que la festividad de San Martín de Tours se celebre el día 11 y caiga en jueves este año, supondrá una semana muy singular entreverando días festivos y laborables en las trece localidades que le tienen por patrón en la geografía abulense. Otras dos ciudades, como son Arévalo y Ávila, tienen sendas iglesias bajo su advocación, ya existentes en el siglo XIII, con mezclas de estilos desde el románico, mudéjar y renacentista; la primera de ellas preside la plaza de la Villa con sus dos esbeltas torres gemelas, convertida en activo  y atractivo centro cultural. La antigua ermita románica de la capital abulense también tiene una elevada torre de ladrillo que se divisa muy llamativa desde la ciudad amurallada.   Otras tres localidades, como son Espinosa de los Caballeros, Muñogrande y Navalperal de Pinares, harán lo propio el martes 30 para honrar a su patrón, San Andrés Apóstol, asimismo titular de las parroquias de Rasueros y Villanueva del Aceral. 
 Mirando el invierno ya cercano cuando recorramos las tres últimas semanas del otoño dominando diciembre, los abulenses tendremos la mirada puesta en el denso calendario festivo que se avecina hasta finalizar las fechas navideñas, con la conmemoración del nacimiento de Jesucristo, que  es la mayor fiesta del mundo cristiano a lo largo del año, con más de veinte siglos de historia. 
Desde Santa Bárbara a San Silvestre, cuya festividad cierra el año, se suceden el Día de la Constitución, San Nicolás de Bari, la Inmaculada Concepción, la Virgen de Guadalupe, Santa Lucía, San Juan de la Cruz, la Virgen de la Esperanza, Santo Domingo de Silos, San Esteban, San Juan Evangelista, los Santos Inocentes y la Sagrada Familia. En el caso de la provincia abulense, son una docena las localidades que disfrutan de festividades patronales no laborables incluidas en el santoral de diciembre que se añaden a las jornadas propiamente navideñas, además de las tres fiestas de carácter nacional, de tal forma que sumadas a las fiestas locales de noviembre, superan la treintena.