scorecardresearch
Fernando Lussón

COLABORACIÓN

Fernando Lussón

Periodista


La casi foto de los leones

03/12/2022

Los diputados y senadores del PP se habían reunido en la Puerta de los Leones del Congreso para pedir la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero, por las consecuencias judiciales que ha tenido la aplicación de la ley del "solo sí es sí", por la que casi medio centenar de condenados por delitos sexuales han visto rebajada su pena y en algún caso han sido excarcelados. Los populares, además de la dimisión de la ministra, pedían que se reformara la ley canto antes, pese a que sus efectos ya son inevitables mientras los jueces sigan considerando que su obligación es revisar las condenas en beneficio de los reos, aunque no todos piensan igual y no actúan de la misma forma y el Tribunal Supremo tampoco ha fijado una posición única.

Como a la concentración se han sumado los diputados de Vox, que no estaban ni invitados ni convocados, los parlamentarios populares han dado por concluida la reunión de forma inmediata para evitar la foto de la unidad de acción. Como a la concentración no ha acudido el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, no puede decirse que se haya producido una nueva foto de Colón de la que el PP huye. De hecho, el PP renunció a acudir a la concentración organizada por Vox el pasado domingo en la plaza madrileña contra la supresión del delito de sedición, bajo el principio de llenar las urnas en lugar de llenar las calles, aunque ambos hayan coincidido ayer en la presentación de enmiendas a la totalidad contra la abolición de la sedición.

La concentración de los populares a la puerta del Congreso es un elemento más del delicado momento que viven las relaciones entre todos los partidos en el Hemiciclo, con actitudes como las que se han vivido en los últimos días, con los momentos culminantes de las intervenciones de Carla Toscano contra Irene Montero y la de esta contra todo el grupo popular al que acusó de fomentar la cultura de la violación, y la rebelión de Santiago Abascal a cuenta de los filoetarras.

Pese a los intentos de la presidenta de Congreso, Meritxell Batet, va a ser y difícil que la cortesía parlamentaria vuelva a presidir las relaciones y las intervenciones de los oradores y de los coros que les acompañan.

El PP y Vox van de la mano en la casi totalidad de las acciones legislativas contra las decisiones del Gobierno, pero no quieren aparecer juntos ni en las fotos, o sobre todo en las fotos, porque ambos partidos se disputan un cierto espacio electoral a base de aparecer el más crítico y duro con Pedro Sánchez, con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, como punto de intersección. Pero hasta que las urnas no los unan cuando tengan que poner en práctica lo que vaticinan todas las encuestas tratan de mantener las distancias.