'la Caixa' presta atención a 429 personas en su etapa final

SPC
-

El programa ha acompañado en Castilla y León a más de 6.300 pacientes y a cerca de 13.000 familiares desde el año 2009

'la Caixa' presta atención a 429 personas en su etapa final

El Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas de la Fundación 'la Caixa' ha ofrecido en Castilla y León 429 pacientes en la etapa final de su vida y a 740 familiares desde que se decretó el estado de alarma por la pandemia de la covid-19. Los dos equipos de atención psicosocial (EAPS) han acompañado a más de 6.300 enfermos y cerca de 13.000 familiares desde que se puso en marcha en marcha el programa en 2009, informa Ical.

Durante la pandemia, la Fundación 'la Caixa' ha puesto a disposición los 44 EAPS para cubrir las necesidades psicosociales de las personas afectadas por la covid-19. La atención al duelo en circunstancias extremas como las que se han producido con el coronavirus, ha sido también objeto de trabajo por parte de los profesionales del programa. Además, han tenido que realizar muchos esfuerzos y maniobras para seguir acompañando a los pacientes con menos recursos debido a la dificultad de derivación a los hospitales. Por lo tanto, en estas circunstancias los EAPS han incrementado su labor abordando no solo la covid, sino también todas aquellas enfermedades terminales que han sido y siguen estando presentes. 

Desde que se decretó el estado de alarma en el mes de marzo hasta hoy, el EAPS de Salamanca ha atendido a 342 personas en el final de la vida y a 596 familiares de Salamanca, Ávila, Valladolid y Zamora. En Burgos, han sido atendidos por el EAPS Burgos, 87 pacientes y 144 familiares.

A nivel global, el programa, enmarcado en la Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud, se implementa a través de una red de EAPS distribuidos por todo el Estado español, y proporciona a enfermos y familiares una atención cálida y personalizada que complementa la labor que las unidades de cuidados paliativos realizan en hospitales y domicilios. Su finalidad es alcanzar una atención integral basada en el apoyo emocional, social y espiritual al paciente y a sus familiares, y también en la atención al duelo, el apoyo a profesionales de cuidados paliativos.

A día de hoy, el programa se implementa en 132 hospitales de toda España y en 133 unidades de apoyo domiciliario, a través de 44 EAPS formados por psicólogos, trabajadores sociales, enfermeros, médicos, agentes pastorales, y más de un millar de voluntarios. En Castilla y León el programa actúa en siete centros hospitalarios y ocho equipos de soporte de atención domiciliaria, a través de dos EAPS.

Por un lado, el EAPS de Salamanca, perteneciente a la ACPD (Asociación para el Desarrollo de los Cuidados Paliativos y el Tratamiento del Dolor) trabaja en el Hospital Universitario de Salamanca - Los Montalvos, Hospital Universitario Río Hortega (Valladolid), Complejo Asistencial de Ávila, Complejo Asistencial de Zamora y en siete equipos de atención domiciliaria. El EAPS, encabezado por el doctor Francisco Vara, está formado por cinco psicólogos y dos trabajadoras sociales. A lo largo de los 10 años, este equipo ha atendido a 4.981 pacientes y 9.867 familiares.

Por otro lado, el EAPS de Burgos, perteneciente a la Fundación Burgos por la Investigación de la Salud, interviene en el Hospital Universitario de Burgos (HUBU), Hospital Santos Reyes de Aranda de Duero, Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro y en un equipo de soporte de atención domiciliaria. L’EAPS, dirigido por el doctor Javier Arias, cuenta con dos psicólogos y una trabajadora social. Este fue puesto en marcha en 2015, y dese entonces ha atendido a 1.329 pacientes y 3.005 familiares. 

El presidente de la Fundación Bancaria 'la Caixa', Isidro Fainé, valoró el trabajo de los equipos de atención psicosocial que son unos profesionales que asumen con “excelencia” y “delicadeza” el papel de facilitadores para que la persona llegue a la “cumbre” sin sentirse sola. “Los demás nos mantenemos abajo, pero tampoco nos quedamos solos. Una muerte bien acompañada ayuda a todos los implicados como pacientes, familiares, personas cercanas y profesionales”, apuntó

Con el Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas, las dimensiones que mejoran en los pacientes son la psicológica, la social y la espiritual. La evaluación científica del programa concluye que la atención psicosocial ofrecida responde a las necesidades y mejora en el 90 por ciento los síntomas provocados por la enfermedad y que perjudican el estado anímico y psicológico de los enfermos atendidos. El estudio establece que el 92 por ciento de las personas enfermas califican de excelente o muy buena la atención recibida, y cerca del 90 por ciento aseguran que han podido resolver temas difíciles (la mayor parte de ellos, de comunicación y de relación con la familia y el entorno) gracias a este apoyo.



Las más vistas