El pádel se tiñe de luto por el fallecimiento de Álex Gama

A.S.G.
-

El joven abulense, una de las más firmes promesas del pádel a nivel nacional, fallece a los 17 años a causa de una enfermedad contra la que luchaba desde hacía meses. Fue campeón del Mundo junto a su hermano en 2017

El pádel se tiñe de luto por el fallecimiento de Álex Gama - Foto: Diario de Ávila

Duras noticias para el deporte abulense en un fin de semana que dejaba el fallecimiento de Alejandro Gama González, uno de los jugadores, junto a su hermano Juan Carlos, con mayor proyección en este deporte a nivel nacional. A sus 17 años el abulense no podía superar una dura enfermedad contra la que llevaba peleando desde finales del pasado verano, cuando junto a su hermano se acababan de proclamar campeones de España de Menores y miraban con ganas a un Mundial que ya habían ganado en 2017. Esta vez Juan Carlo tuvo que viajar sin su inseparable pareja, Álex, al que este domingo recordaba con cariño todo el deporte abulense, regional y nacional.  
No tardaron en sucederse  los mensajes de pesar en la tarde de un domingo que se teñía de luto en el mundo del deporte. «La Federación Española de Pádel desea expresar su más sentido pésame por la muerte de Alejandro Gama González. Nos ha dejado una joven promesa, miembro de la Selección Española de Menores, un gran deportista y mejor persona» se pronunciaba la Federación Española de Pádel en la tarde del domingo. En términos similares lo hacía la Federación de Castilla y León de Pádel. «Nunca imaginamos publicar este mensaje. No hay palabras. El dolor es inmenso al conocer la noticia del fallecimiento del queridísimo Álex Gama. Luto profundo en el pádel de Castilla y León y de España.
Desde la Asociación Abulense de la Prensa Deportiva, que premió en 2018 a los hermanos Gama por el Mundial conquistado un año antes, lamentaban «profundamente la injusta pérdida de un joven deportista como era Álex Gama» mientras que desde la disciplina del pádel destacaba el mensaje de Pedro Martín, su entrenador. «Llorando está el cielo cuando no toca y llorando estamos todos porque no te tenías que ir, porque te queríamos aquí junto a nosotros, queríamos seguir disfrutando verte jugar, queríamos seguir viendo cómo sonreías tanto dentro como fuera de la pista, porque siempre has competido jugando y eso es lo que nos dejas como recuerdo, alegría, simpatía y un grandísimo corazón».