scorecardresearch

Ávila registra ya 236 protecciones temporales a ucranianos

Mayte Rodríguez
-

En estos días se espera la escolarización de los niños mientras los adultos han empezado ya las clases de castellano, al menos en el caso de los 79 que son atendidos por Cruz Roja en Ávila y Cebreros

Ávila registra ya 236 protecciones temporales a ucranianos

Los escolares regresan este lunes a las aulas tras las vacaciones de Semana Santa y en estos días irán incorporándose a colegios e institutos de la capital y de la provincia los niños ucranianos que han llegado a territorio abulense junto a sus familias, huyendo de la guerra en su país. Cebreros, Pedro Bernardo o la capital abulense son algunos de los municipios cuyos colegios contarán con estos nuevos alumnos. «Siempre se facilita la integración escolar, independientemente del origen, y así ocurre también en el caso de los niños ucranianos», nos cuenta Beatriz Vaquero, responsable del programa de acogida e intervención de personas solicitantes de protección internacional de Cruz Roja Ávila, que está atendiendo a 79 personas llegadas de Ucrania en los alojamientos de emergencia habilitados en la ciuda de Ávila y en Cebreros, de las que 26 son menores. «Algunos de los que tienen más de 16 años están siguiendo sus estudios en Ucrania de manera telemática, pero para los demás estamos en contacto con  Educación para hacer su escolarización, que esperamos para después de Semana Santa», añade.

Pese a la barrera que a priori puede suponer el idioma en la escolarización de los niños procedentes de Ucrania, Vaquero subraya «la altísima capacidad de aprendizaje y de adpatación de los menores», prueba de ello es que muchos de ellos «ya hablan castellano» pese a llevar en España menos de un mes. 

Precisamente porque la integración social y laboral en España de los desplazados ucranianos por culpa de la guerra depende en gran medida de su manejo del idioma, hace muy pocos días acaban de empezar las clases de castellano en los dos centros de emergencia que gestiona Cruz Roja. «También los adultos tienen mucho interés por aprender el idioma y quieren hacerlo rápidamente porque ven que es la clave para facilitar la comunicación y seguir adelante aquí», apunta.

Ávila registra ya 236 protecciones temporales a ucranianosÁvila registra ya 236 protecciones temporales a ucranianosPor el momento, a la provincia de Ávila han llegado 236 desplazados ucranianos en situación de protección temporal a raíz de la guerra que asola su país, según el último dato facilitado por la Subdelegación del Gobierno, aunque es muy posible que la cifra vaya en aumento.

Los alojamientos de emergencia como los que gestiona Cruz Roja en Ávila y en Cebreros son lugares «de corta estancia con el objetivo de que» los ciudadanos ucranianos que llegan alí «tengan un espacio para poder asimilar lo que ha ocurrido y, a partir de ahí, trabajar con ellos de forma diferente según las necesidades de cada uno», detalla la responsable del programa de acogida e intervención de personas solicitantes de protección internacional de Cruz Roja Ávila. Y es que hay familias que cuentan con parientes en España y otras que no tienen ese respaldo, de ahí que una vez transcurridas las primeras dos semanas, en las que han podido «descansar» física y emocionalmente el trabajo de los técnicos sea «ir conociendo la realidad de las diferentes unidades familiares», de manera que ya se está trabajando con las que tienen «redes sociales en España» para «trabajar  en el restablecimiento del contacto familiar, en unos casos para que vengan a Ávila y en otros para que se trasladen a otras provincias» con sus parientes. 

Y en el caso de los ciudadanos ucranianos que no tengan vínculos personales en España serán incluidas en el programa de protección internacional, que les procurará «acogida en una estancia más permanente» en España con la vista puesta en que, llegado el momento, puedan vivir de forma autónoma, una vez que se haya conseguido su integración social y laboral. El primer paso para ello es, como hemos comentado, el aprendizaje del castellano con el que están empezando a mantener el primer contacto en esas clases que han iniciado hace unos pocos días. 

La situación de todos ellos en España ya está regularizada porque en cuanto Cruz Roja realiza la primera acogida el siguiente paso es darles cobertura legal lo más rápido posible en colaboración con Policía Nacional, dado que el régimen de protección internacional bajo el que han llegado a nuestro país  conlleva el permiso de residencia y, para los mayores de edad, de trabajo. Además, en virtud de lo establecido por la Dirección General de Tráfico, los desplazados que obtienen la protección temporal pueden utilizar legamente sus permisos de conducir en España al menos durante un año.

«Muchos nos están solicitando información sobre cómo funciona el mercado de trabajo para poder ponerse a buscar empleo y poder vivir de forma independiente en la provincia de Ávila», indica Beatriz Vaquero, quien advierte que lo primero es gestionar los permisos de trabajo.

LEA EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA