scorecardresearch

Concurrida tarde de romería en El Pradillo

Mayte Rodríguez
-

El buen tiempo y las ganas de volver a celebrar después de dos años de pandemia regaló una concurrida romería, en la que no faltaron ni el hornazo, ni las almendras garrapiñadas ni la tradicional subasta de regalos

Concurrida tarde de romería en El Pradillo - Foto: David Castro

El gentío que se apreciaba a media tarde de este domingo al final de la calle Valladolid anunciaba  que era día de romería en la ermita de El Pradillo, que no solo volvió a celebrarse después de dos años de pandemia sino que, además, lo hizo a lo grande porque fueron numerosos los abulenses que quisieron cumplir con la tradición del Domingo de Resurrección en Ávila. 

Peñas, familias y grupos de amigos se reunieron para comer el tradicional hornazo regado con vino dulce en los alrededores de la ermita, aunque la mayoría de los asistentes llegaron ya por la tarde dispuestos a pasar un rato agradable al aire libre. 

Una decena de puestos se instalaron en El Pradillo para poner a la venta todo tipo de dulces, también algún juguete, refrescos y chucherías. Desde  almendras garrapiñadas hasta obleas pasando por regalices gigantes o martillos y piruletas de caramelo, por citar solo algunos de los numerosos productos con los que uno podía endulzarse el paladar antes de hacer una visita al interior de la ermita.  «Estamos contentos porque empezamos la temporada aquí y el fin de semana que viene iremos al barrio de Las Hervencias, después a las fiestas de San Segundo y seguidamente ya a las de los pueblos», nos contaban en el puesto de garrapiñadas de Mingorría que, junto al de Riofrío, nunca falla en las principales fiestas populares de la provincia. «El año pasado hicimos poca cosa, aunque sí se trabajó algo, pero el anterior lo pasamos entero silbando, así que muy contentos de poder recuperar la normalidad», admitía.

Concurrida tarde de romería en El PradilloConcurrida tarde de romería en El Pradillo - Foto: David CastroY aunque la romería estaba concurrida en general, si había un punto con una concentración de personas más elevada de lo normal esa era la zona donde se habían instalado hinchables y otras atracciones infantiles, donde no cabía un alfiler.

El regreso de la tradicional subasta que organiza la Cofradía del Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora de Buen Suceso levantó mucha expectación entre los asistentes. Como es habitual, no faltaron quienes pujaron por los variopintos artículos que salieron a la venta, donados por todo tipo de empresas colaboradoras. Entre los muchos artículos que se subastaron, un pintura de Fernando Linares que fue adjudicada por 15 euros, una planta de exterior o un lote formado por un chorizo, una botella de vino y una mediana de pan.

Con lo recaudado en la subasta, la Cofradía del Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora de Buen Suceso, que según nos explicó su tesorero, Ángel Jiménez, no suele superar los 2.000 euros, espera seguir sumando fondos para acabar con las humedades que sufre la ermita de El Pradillo y que requiere una reforma del tejado, un objetivo que llevan ya tiempo tratando de conseguir pero que les está costando más de lo previsto. «Nos obligan a poner teja árabe y eso nos sube mucho el presupuesto», apunta. Ejecutar el proyecto supondría, en el mejor de los casos, unos 5.500 euros y ahora mismo disponen de «algo más de 2.000 euros más lo que recaudemos hoy, así que tendremos que seguir esperando», indica el tesorero, quien también advierte que en los dos años de pandemia no se ha cobrado la cuota a los cofrades, que en la actualidad suman 560 y a los que, poco a poco, van sumándose los jóvenes a los que dar el relevo. 

Concurrida tarde de romería en El Pradillo
Concurrida tarde de romería en El Pradillo - Foto: David Castro