scorecardresearch

Doce años de cárcel por abusar de la hija de su pareja

E.Carretero
-

La Audiencia Provincial de Ávila condena por un delito de agresión sexual al varón que hace dos semanas se sentó en el banquillo después que la menor denunciara unos hechos ocurridos cuando ella tenía cinco años y el acusado convivía con su madre

Doce años de cárcel por abusar de la hija de su pareja - Foto: Isabel García

El acusado de abusar sexualmente de una menor de cinco años, juzgado hace un par de semanas en la Audiencia Provincial de Ávila, ha sido condenado a la pena de doce años de prisión, más otros diez de libertad vigilada e inhabilitación especial para trabajar con menores durante un total de 17 años, que es prácticamente lo que pedía el Fiscal para este varón identificado como O.C.Q.Q. Además, y como medida cautelar y a petición de la Fiscalía, habida cuenta de que el fallo se puede apelar ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, se ha dictado prisión provisional comunicada y sin fianza teniendo en cuenta que por la pena puesta y otros criterios podría existir «riesgo de fuga», así como también con el objetivo de «intentar proteger a la víctima con la que «existen ciertos vínculos de cercanía entre acusado y menor». 

La sentencia, que también obliga al pago de 6.000 euros en concepto de responsabilidad civil y por los daños morales, se dictó este miércoles y  recoge prácticamente de manera íntegra la pena solicitada por la Fiscalía, que le considera autor del delito de abuso sexual a menor de 16 años con acceso carnal.   

Aunque no está clara la fecha del supuesto suceso porque la víctima, que ahora tiene unos diez años, lo contó tiempo después, los hechos constitutivos de este delito se habrían producido en el domicilio de Ávila capital donde el acusado vivía con la madre de la pequeña, que entonces tenía unos cinco años, y con la que acababa de tener un hijo. 

La niña, que durante el juicio testificó a través de videoconferencia y con ayuda de psicólogos, aseguró que un día que se iba a bañar y que estaba a cargo del novio de su madre éste se bajó los pantalones y le pidió que «le lamiera el pito», algo que dijo «no hizo» porque «le salía leche», «no lo veía normal» y le dio «asco». Con todo poco después, y ante la intervención de la psicóloga que le recordó una conversación anterior, reconoció que el acusado le ayudó «con la mano» y que «llegué a chuparlo, pero lo escupí».