Gredos se vuelca con su vecino africano 'Buby'

I.Camarero Jiménez
-

Boubakari Diarra huyó de la guerra hace 20 años y llegó a Hoyos del Espino; en julio tuvo un derrame cerebral. Sus amigos recaudan fondos para él

Gredos se vuelca con su vecino africano ‘Buby'

Gredos es una de nuestras comarcas más bellas y también un lugar acogedor y generoso. Así se está demostrando en estos días previos a la Navidad en los que sus habitantes, especialmente de Hoyos delEspino y Navarredonda se están volcando en una iniciativa de duro trasfondo, pero hermosa en sus objetivos. 
Mediado el mes de julio uno de sus vecinos, Boubakari Diarra, estaba trabajando en el campo cuando sufrió un derrame cerebral.Sí, han leido bien, pese al nombre, ‘Buby’ para los amigos, lleva viviendo en Hoyos algo más de dos décadas y se ha convertido en un habitante más. Llegó allí huyendo de la guerra en Mali con otros cinco compatriotas más. Entre ellos, Fassara Dembele, con el que hablamos para elaborar estas líneas.
El derrame llevó a Buby a la UCI de un hospital de Salamanca donde permaneció 45 días, dos meses más ha estado ingresado en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles y actualmente está ingresado en la residencia de la Junta en Ávila, donde lucha por volver a recuperar parte de su vida, volver a caminar aunque sea con la parte derecha paralizada, volver a hablar... y en definitiva, recuperarse para poder volver a ver a sus hijos (tiene 12) y a sus mujeres (que son dos). En unos días ya no podrá estar en esa residencia, aunque pueden prorrogar su estancia un mes más. La intención de sus amigos y de su familia de Hoyos del Espino es poder acercarle a Gredos para que sus paisanos y la gente que le quiere puedan visitarle con mayor frecuencia. Y es que los primeros no tienen coche, trabajan y no disponen de mucho tiempo para poder verle con tanta asiduidad como querrían. Buby, cuentan, es tímido. Antes del derrame ya le costaba hablar español, pero sí entiende a la gente cuando se dirigen a él y claro está que lo agradece y lo necesita. Esas visitas le hacen bien, pero necesita más y por ello han elaborado una porra con 1.000 números a razón de dos euros (vinculada al sorteo del Niño) para recaudar dinero con el que conseguirle rehabilitación y logopedia y a futuro con el que poder volver a su país con los suyos. Será difícil que vuelva a trabajar, pero cuentan sus amigos que lleva 17 años cotizados en España prestando servicio en el Ayuntamiento, dando extras, en la ganadería, en carreteras... Tiene doble nacionalidad y están intentando tramitar su jubilación y es que mucho tendrá que invertir para recuperarse (al menos algo) tras aquel derrame sufrido en el mes de julio.
De momento llevan 400 euros recaudados y muchas han sido las aportaciones fuera de la porra hechas por sus vecinos para tratar de ayudar porque tienen claro que ‘Buby’ se lo merece. Piden eso sí que si alguien no estás de acuerdo, no colabore, pero que no lo critiquen porque «está hecha con todo el cariño hacia Buby, él es parte de nuestra familia, él nos necesita».