El Real Ávila no rasca bola fuera

Área 11
-

Derrota del equipo abulense, que desperdició un penalty en la primera parte, encajó en el minuto 55 y se queda en tierra de nadie en la clasificación

El Real Ávila no rasca bola fuera

Dura derrota la encajada por el Real Ávila en su visita al terreno de juego de un necesitado Seat Arlanzó Motor en Burgos. La escuadra del Adolfo Suárez no supo aprovechar su dominio de la situación durante la primera media hora de juego para adelantarse en el marcador. Dispuso de una pena máxima para abrir la lata, pero la marró, y vio cómo se quedaba sin premio en el segundo acto.
Desde el pitido inicial fue el Real Ávila el que se mostró más ambicioso sobre el césped. Los visitantes volcaron el partido en el terreno de juego de los locales. Mayorga fue el encargado de desatar las hostilidades en el primer minuto de juego con un disparo raso y cruzado desde la frontal que detuvo sin problemas Lisardo.
Al borde del cuarto de hora de juego llegó una de las acciones clave de la contienda. Mayorga abrió un balón hacia la izquierda sobre la incorporación de De Mesa. El habilidoso atacante del Ávila se internó en el área, donde fue trabado en falta por Gasco. El trencilla no dudó y señaló el punto de penalti. Peli fue el encargado del lanzar la pena máxima, pero Lisardo adivinó sus intenciones y despejó el lanzamiento -el segundo que detiene desde que defiende la meta burgalesa-. El rechace lo recogió De Mesa, cuyo disparo potente y cruzado lo volvió a repeler con una gran intervención que despejó el balón a saque de esquina.
El Real Ávila seguía buscando la meta local, como en una falta de Manu Moreira que no encontró los tres palos. Los anfitriones no dieron señales de vida en ataque hasta el 23 en una acción personal de Manzado, que tras recortar a su par disparó con la derecha muy centrado.
Los burgaleses comenzaron a ganar metros sobre el terreno de juego y acto seguido Manzano puso un balón entre los centrales sobre la llegada de Guti, que bastante escorado llegando por la derecha, cruzó en exceso.
El choque se equilibró y las ocasiones brillaron por su ausencia hasta la llegada del descanso. Los visitantes probaron fortuna en el 41 en una falta lateral botada por Llorian y que Peli, en posición forzada en el segundo palo, echó fuera.
El panorama dio un giro radical tras el receso. El Arlanzón Motor saltó al césped presionando con ahínco la salida de balón del Real Ávila, con lo que asfixiaron por completo a la línea de creación visitante.
Los locales golpearon a su oponente en su primera llegada. Sorprendieron al Ávila con la defensa abierta en el arranque de una jugada. Diego maniobró con calidad en la medular para filtrar un balón entre los dos centrales. Guti olió la sangre, les ganó la partida y se plantó ante Alberto, al que regateó con frialdad para empujar el cuero al fondo de las mallas.
El tanto cayó como un jarro de agua fría a un Ávila completamente desdibujado y que no fue capaz de reponerse del mazazo. Lo intentó De Mesa en el 72 con un disparo potente desde la frontal tras un rechace, pero Gasco se interpuso en la trayectoria.
Acto seguido el Arlanzón Motor pudo dar la puntilla tras un fallo de la defensa del Ávila. Ramiro se lanzó sobre portería con mucho campo por delante y disparó con la zurda por encima del larguero.
Hasta el final de la contienda los burgaleses se defendieron con mucho orden y solvencia y aunque la escuadra del Adolfo Suárez no bajó nunca los brazos, careción de mordiente en los últimos metros y acabó derrotado para seguir sin ganar como visitante en lo que va de temporada.