El Servicio de Ayuda a Domicilio registra casi 600 bajas

Mayte Rodríguez
-

En el caso de la Diputación, los usuarios que se han dado de baja son 350 -la mayoría para ser atendidos por familiares-, mientras que en el del Ayuntamiento son 238

El Servicio de Ayuda a Domicilio registra casi 600 bajas

La obligación de permanecer confinados y de no tener contacto con personas de fuera de nuestro círculo familiar más íntimo para evitar contagios está dando lugar a todo tipo de consecuencias. Entre ellas, la pérdida de usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio que prestan tanto el Ayuntamiento de Ávila en la ciudad como la Diputación Provincial en los pueblos, en los que se han dado de baja 588 personas hasta la fecha. No obstante y aunque en menor medida, también se han producido altas.
En el ámbito de la provincia se han dado de baja 350 usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio, según el dato ofrecido a esta Redacción por la Diputación Provincial. Se trata de personas mayores que para minimizar posibles contagios han optado por ser atendidos por un familiar en su propia casa, evitando así el contacto con personas de fuera, como es el caso de las auxiliares de ayuda a domicilio.
En el ámbito de la capital, desde el inicio de la crisis del coronavirus, 238 usuarios han suspendido el Servicio de Ayuda a Domicilio, en la gran mayoría de los casos  han sido ellos mismos quienes voluntariamente pidieron la cancelación, «algunos incluso antes de la declación del estado de alarma, cuando se empezó a hablar del coronavirus», apuntan fuentes municipales a esta Redacción.
En total, esas 238 suspensiones del Servicio de Ayuda a Domicilio que presta el Ayuntamiento  suman 3.384 horas, lo que supone una media de 16 horas por cada uno de los usuarios que han dejado de recibirlo.  El servicio que recibían se centraba principalmente en la limpieza del hogar a lo largo de la semana. Al tratarse  de un servicio no esencial, del que pueden encargarse ellos mismos hasta donde sus limitaciones de movilidad y salud se lo permitan, es probable que hayan optado por evitar la presencia en su hogar de las auxiliares que habitualmente lo prestan para sentirse más protegidos ante posibles contagios del COVID-19.
LEA LA NOTICIA AMPLIADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA