scorecardresearch

Las unidades asistenciales serán el eje del plan de calidad

SPC
-

La Consejería se marca el reto de transformar Sacyl y mejorar los resultados en salud del sistema sanitario, incrementando el bienestar de los pacientes y la satisfacción de los profesionales

Dos médicas visualizan la radiografía de un paciente en un centro sanitario de Soria. - Foto: Eugenio Gutiérrez

Cuatro proyectos generales y tres ejes transversales sustentan el nuevo Plan de Calidad y Seguridad del Paciente de Castilla y León para los próximos cinco años, cuyo funcionamiento pivotará sobre las unidades asistenciales. Un programa que se marca el reto de convertir la calidad y la seguridad del paciente en «valores intrínsecos» de la atención sanitaria, e «involucrar» a los profesionales sanitarios que trabajan día a día en la «cultura de la calidad». El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez fue el encargado de presentar ayer el nuevo plan sanitario de la Comunidad que se plantea como una invitación para transformar Sacyl y mejorar los resultados en salud del sistema sanitario castellano y leonés, incrementando el bienestar de los pacientes y la satisfacción de los profesionales y realizando, además, un uso más eficiente de los recursos asistenciales disponibles.

Un plan «ambicioso» que llega en un momento importante por la situación que vive el sistema sanitario, ante la amplia demanda de asistencia sanitaria debido al envejecimiento y la cronicidad y, además, con el «reto importante» de implementar mejoras tecnológicas, tal y como destacó el titular autonómico. «Siempre es necesario disponer de un adecuado planteamiento, una sólida cultura de medición y análisis de resultados y un definido compromiso con la calidad en todos los niveles de la organización, que cuente con la participación de todos los profesionales y la implicación activa de pacientes y sus familiares», reconoció Vázquez, que explicó que este plan sustituye a uno anterior, del que no hay evaluación y al que le faltaban «ciertos componentes».

La principal diferencia con el anterior, según el consejero, radica en que este «pivotaba mucho sobre las unidades de calidad de los centros», pero en el nuevo se pretende que lo haga sobre las unidades asistenciales. «Es decir, que realmente quien tiene que estar involucrado en la realización del plan no solamente es el gestor de calidad de cada uno de los centros de Sacyl, sino que tiene que calar en quien realmente presta la asistencia. Eso es el gran cambio, sobre todo cultural de ese plan», resumió.

En este contexto, aunque para el «gran público» no tenga especial «atractivo», para la Gerencia Regional de Sacyl es «muy importante» porque se trata de trabajar en la línea de «mejorar la calidad» y, sobre todo, «la seguridad de los pacientes».

«Hay muchas prácticas que se realizan a lo largo de la asistencia sanitaria que no aportan valor, que se hacen simplemente por una costumbre y que realmente no son beneficiosas para el paciente», reconoció el titular de Sanidad, quien puso como ejemplo que a veces el número de radiografías o de pruebas radiológicas no están bien indicadas o generan problemas para el paciente, igual que analíticas que conllevan punciones que son molestas para el paciente o que se pueden complicar, así como la utilización de determinadas fármacos que pueden ser evitados.

Líneas de actuación

El plan presentado ayer contempla cuatro proyectos o ejes de intervención orientados a potenciar la calidad y la seguridad del paciente como valores intrínsecos de la atención sanitaria ('No hacer y buen hacer'; 'Ruta hacia la excelencia'; 'Paciente seguro: infección zero'; y 'Paciente seguro: otras prácticas seguras'). Asimismo, recoge otros tres ejes transversales, que incluyen intervenciones orientadas a facilitar el despliegue de los proyecto anteriores, y que se centran en promover el cambio de cultura en la organización y en reforzar el compromiso de los profesionales con la calidad y la seguridad: ('Transformando juntos'); mejorar los sistemas de información para facilitar la toma de decisiones ('La hora de las TIC'); y la adecuación de recursos para el impulso de la calidad asistencial y de la seguridad del paciente ('Cimientos').

Por último, según informa Ical, Vázquez, que reconoció que la asistencia sanitaria en Castilla y León se enfrenta, por un lado, a la falta de profesionales en algunas categorías profesionales, y por otro, a una amplia demanda provocada por el envejecimiento de la población y la cronicidad, destacó que el sistema sanitario también debe afrontar el reto de implementar las mejoras tecnológicas, tanto a nivel asistencial como a nivel farmacológico.