scorecardresearch

Marazu cantará en Ávila en su nueva gira nacional

D.C
-

Ofrecerá su música, solo sobre las tablas (con guitarra acústica, eléctrica y piano), el día 16 de abril en el Café del Mercado

Marazu cantará en Ávila en su nueva gira nacional

Jorge Marazu, cantante y compositor abulense cada vez más reconocido a nivel nacional por la calidad de una producción que hasta ahora ha compartido en cuatro discos de estudio y que se engrandece con composiciones para artistas como Raphael, Sergio Dalma, Pasión Vega o Mara Barros, iniciará en breve una gira de conciertos con la que quiere celebrar el décimo aniversario de su debut discográfico, un itinerario musical por el conjunto de su producción que él mismo ha definido como "íntimo" y que le llevará por varias ciudades españolas, entre las cuales ha querido incluir a Ávila, el día 16 de abril.

A modo de declaración de intenciones, y tomando prestado «el título de un libro y de una película», Jorge Marazu ha titulado esta gira como 'La soledad del corredor de fondo', lema que «de algún modo hace referencia a cómo me siento en este universo de la música y me ayuda a entender lo que me ha ocurrido en el último año y medio», un tiempo en el que ha dejado el sello Universal y durante el que «he vuelto a ser independiente».

Una de las razones de ser de esta gira, que arrancará el 8 de abril en Cádiz y continuará en Sevilla (día 9), Ávila (el día 16 en el Café del Mercado), Madrid (en la sala Jazzville el día 22), Barcelona (el 19 de mayo), Valencia (al día siguiente), Murcia (21 de mayo) y Segovia (el día 27 en el Festival Música Diversa), la explica Jorge Marazu en el hecho de que «necesitaba reencontrarme conmigo, volver a saber quién soy, volver a la raíz de la música», búsqueda de lo esencial que le ha llevado también a optar por «escenarios pequeñitos en de por salas más grandes».

Otra muestra de esa «cercanía que busco con el público, intimidad casi podría decirse», es que para esta gira ha decidido estar solo sobre el escenario, acompañado por la guitarra eléctrica, la guitarra acústica y el piano, 'soledad' que de alguna manera mitigará ya que una de las señas de identidad de este proyecto es «invitar a que canten conmigo compañeros que tengo en las ciudades en las que voy a actuar», acompañamiento que comenzará con la presencia de Pasión Vega («una artista apasionante que es también una magnífica persona») en el concierto inaugural de Cádiz.

repertorio. Las canciones que cantará en estos 'bolos', explicó, «las escogeré de entre las que conforman mis cuatro discos –La colección de relojes, 2012; Escandinavia, 2015; Lumínica, el primero con Universal Music, en 2017; y La gran belleza, 2021–, y también quizás «podría incluir algo de lo nuevo que estoy componiendo, aunque en su forma primera». 

En cualquier caso, añade, «la decisión de empezar esta pequeña aventura nueva no tiene nada que ver con la melancolía de volver a los escenarios después de un tiempo difícil anímicamente, sino con el deseo de reencontrarme, de indagar un poco más en quién soy, no pensar para nada en el éxito y en las expectativas que al final solo acaban frustrándote, sino en el deseo de compartir mi música con mi público».

Y ahondando en esa reflexión apunta Marazu que «el éxito inmediato puede darte problemas, se volatiliza muy pronto y si no estás preparado para asimilarlo te puede contaminar»; por eso, con la autoridad que le da tener una experiencia muy rica sobre los escenarios (que le ha servido para conocer lo mejor y lo peor que allí puede generarse), manifiesta que «lo que quiero ahora es trabajar conmigo mismo, porque a veces el éxito y hacer lo que de verdad quieres hacer no es compatible; lo verdaderamente importante en tu vida es despertarte el lunes y ser feliz».

Que hayan pasado ya diez años desde su debut discográfico, que son muchos más si se cuentan los dedicados a la música, le dan a Jorge Marazu «una madurez, si puede llamarse así, que puede ser compleja y para la que tienes que estar preparado en el sentido de conocerte bien; lo importante es tú meta, y buscarla es un proceso maravilloso, pero a veces las luces no significan felicidad». Ahora, añadió, «estoy en un momento en el que necesitaba ser independiente de nuevo. Nunca nadie me ha dicho lo que tenía que hacer, siempre he decidido yo, pero sí había muchísima gente opinando en cada decisión y eso a veces te hace perder un poco el norte y la perspectiva; por eso considero muy importante hacer lo que realmente quieres hacer, y en esa autenticidad está el verdadero éxito».