scorecardresearch

"Hay que cuidar todos los cielos para ampliar el astroturismo"

M. Espeso
-

Este profesor de matemáticas explica sus pasiones y sus aficiones, entre las que está la astronomía

Raúl Muñoz - Foto: Isabel García

Abulense por los cuatro costados, en cuya capital creció y donde ha vivido toda su vida pese a trabajar mucho tiempo fuera, sus veranos en Narros del Puerto con sus tíos y primos permanecen en su memoria como uno de los mejores momentos de su infancia y, además, como su primer recuerdo astronómico. El hermano de un tío suyo, al que llamaban tío Pepe, les contaba las constelaciones y los maravillosos cielos estrellados del pueblo hicieron el resto. Hoy Raúl Muñoz (Ávila, 1970) es mucho más que un aficionado a la astronomía, al estar al frente del Grupo de Observadores Astronómicos Abulenses (GOAA). Algo de esta apasionante materia también lleva a su quehacer diario en las aulas. Es profesor de matemáticas en el IES Vasco de la Zarza de la capital, un trabajo que se nota que le encanta pese a que, como reconoce, no era ni la primera ni la segunda ni siquiera la quinta opción para su futuro profesional.

¿Qué es lo primero que le viene a la cabeza sobre Ávila?
La calidad de vida. Es un lugar para vivir, para crecer y para trabajar. Eso es lo que más que gusta de Ávila con diferencia. Soy físico electrónico por formación y podría estar trabajando en Madrid o en cualquier otro lugar, pero siempre quise trabajar en Ávila y vivir aquí. Es un entorno donde se puede vivir y criar a los hijos con calidad. 

¿Qué es lo que más le gusta de Ávila?
Eso, la calidad de vida, la  tranquilidad, la paz, que no es habitual y es algo que disfrutamos. 

¿Y lo que menos?
Las carencias. Tenemos déficit serios internos y externos. Externos las comunicaciones, estamos conectados por autopista, que es una carga muy importante, el tren que tenemos es del siglo XIX, por no decir otra cosa, y la A-40 sigue sin hacerse. Y luego déficits internos también tenemos muchos, de infraestructuras, tejido social, oferta cultural... tenemos un montón de cosas que mejorar, las instituciones y los ciudadanos, todos, tenemos que trabajar entre todos porque la ciudad no se puede hacer solo desde una parte. Tenemos que implicarnos en su desarrollo.

Un lugar para perderse.
El casco viejo de la ciudad, me encanta, sobre todo de noche. Giras en cualquier esquina y estás esperando ver el cuerpo de guardia haciendo la ronda.

Un recuerdo de su infancia.
Los veranos en Narros del Puerto. Iba  con mis tíos y mis primos y los veranos que pasaba allí son los mejores de mi infancia. Tanto de día, disfrutando allí por el campo, como de noche, con los cielos estrellados que teníamos.

Un personaje abulense que le haya marcado.
No tengo ningún personaje público que me haya marcado especialmente. Me han marcado más familiares, compañeros, profesores.... gente cercana. Luego en particular me gusta mucho el personaje de Arturo Duperier, que nació en Pedro Bernardo y ha sido el científico más importante que hemos tenido en Ávila. Estuvo a punto de ser Premio Nobel y me parece un personaje fascinante, el más importante que hemos tenido en la época actual, aunque es un gran desconocido para muchos.

El mayor cambio que necesita Ávila es…
El mayor problema es el futuro. Hemos pasado la pandemia y una crisis muy grave pero al igual que otras ciudades tenemos un problema muy serio con el futuro a 15, 20 o 30 años. Tenemos un problema demográfico y hay que pensar la ciudad que queremos para el futuro y eso pasa por abrirse al exterior y atraer gente, talento y empresas y para eso tenemos que ofrecer muchas cosas, no van a venir solos. Tenemos que ofrecer un lugar donde trabajar y un ecosistema atractivo porque vamos a competir con un montón de ciudades en el entorno de Madrid. Hay un montón de gente que se quiere marchar de Madrid y hay oportunidades nuevas que no había hace dos años, una de ellas el teletrabajo. Tenemos un déficit importante en comunicaciones e infraestructuras y tenemos que pensar qué ciudad queremos para el futuro.

¿Qué le parece la ciudad hoy en día?
Un lugar maravilloso para vivir y para que crezcan mis hijos, no se me ocurre un lugar mejor, pero también tenemos muchos déficits que tenemos que solventar.


¿Cómo ve la ciudad en el futuro?
Estamos en una encrucijada y ante una oportunidad y tenemos que aprovecharla, porque el reto demográfico es potente. Y la población no va a crecer por la parte de abajo de la pirámide, sino atrayendo a gente del exterior, de Madrid o de otras grandes ciudades. Gente que quiera venir a una ciudad con calidad de vida y donde pueda teletrabajar o tener su empresa y hay que hacer la ciudad atractiva en ese aspecto. Muchos están dispuestos a ceder parte del sueldo por ganar calidad de vida y podemos ofrecer mucho, pero tenemos que ponernos a ello.

¿Qué puede aportar a la ciudad?
Profesionalmente de mis 28 años trabajando llevo 16 en Ávila, los últimos 12 de forma ininterrumpida como profesor de matemáticas. Lo que más puedo ofrecer es mi trabajo diario formando jóvenes y a veces pienso en el futuro que tienen en nuestra ciudad. Para mi es muy gratificante encontrarme a un alumno de hace años que me cuenta cómo le ha ido. Y luego desde el punto de vista de la astronomía creo que tenemos una oportunidad importante asociada a ese campo y desde nuestra asociación colaboraremos en todo lo posible para que podamos aprovechar ese recurso y que pueda ser algo importante a desarrollar en la ciudad y la provincia.

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA