12 fuegos con 124 hectáreas quemadas en dos meses

B.M
-

De las 36 hectáreas que ardieron en zonas arboladas en Castilla y León en este inicio del año, más de 32 corresponden a la provincia abulense. Aún así, es León la que más incendios tiene

12 fuegos con 124 hectáreas quemadas en dos meses - Foto: Belén González

Aunque los incendios son menos habituales en esta época del año, aún se siguen registrando fuegos en áreas forestales, con las consecuencias que suponen para el entorno natural.
En el caso de Ávila, según los últimos datos hechos públicos por la Junta de Castilla y León, en los dos primeros meses del año se registraron doce de estos incendios, que quemaron prácticamente 124 hectáreas. De ellas, 32,62 corresponden a superficie arbolada, 68,37 a monte bajo y matorral y 22,85 son pastos.
Respecto a la extensión de los incendios, hay que tener en cuenta que de los doce de estos dos meses, nueve son los denominados conatos, es decir, que afectan a menos de una hectárea. A ellos se une un incendio entre una y cinco hectáreas y dos que superaron esa última cifra y que además fueron los que afectaron a casi la totalidad de la zona arbolada que se ha quemado.
En comparación con el resto de provincias de Castilla y León, es León donde más incendios se han producido, llegando a 29 y afectando además a más superficie, aunque también es cierto que gran parte correspondiente a monte bajo y matorral. La situación contraria está en Palencia, con solo un fuego en este comienzo de año.
Lo que sí se mantiene, como era de esperar, es que no se registra ninguno de los llamados ‘grandes incendios’, los que superan las 500 hectáreas. Es más, durante el pasado año, y allí sí con el periodo de alto peligro de incendios, solo hubo en la comunidad un fuego que superó esa cifra y fue precisamente en la provincia de Ávila con el que tuvo lugar en Gavilanes y Pedro Bernardo.
Por lo demás, en los dos primeros meses del año Castilla y León registró un centenar de incendios que arrasaron casi 432 hectáreas. De ellas, 36,36 corresponden a espacios arbolados y es aquí donde es significativo que de esta extensión prácticamente la totalidad (32,62) corresponda a Ávila.
Este inicio del año deja atrás un 2019 que resultó especialmente negativo para el medio natural abulense en cuanto a los incendios. Fueron doce meses en los que se vio que un 30 por ciento de la superficie que se quemó en la región fue en tierras abulenses. Esto se traduce en que cerca de las 10.200 hectáreas arrasadas en el último año, más de 3.000 se quemaron en Ávila, donde se produjeron importantes incendios, especialmente en verano. Esos meses estivales quedarán precisamente como un mal recuerdo para Ávila.
En esta superficie afectada, la mayor parte (casi 1.629 hectáreas) corresponde a matorral y monte bajo, aunque hay también cerca de 948 hectáreas de zonas arboladas y 499 de pastos.
Estas superficies quemadas y el daño ecológico que conllevan fueron el resultado de 215 incendios que se contabilizaron en la provincia abulense durante 2019. Cierto es que 167 de ellos fueron conatos. Estos 215 incendios de Ávila son un 12,5 por ciento de los 1.709 que se registraron en Castilla y León.
En cuanto a lo sucedido en la última década, los incendios arrasaron en Ávila más de 14.000 hectáreas en un tiempo donde 2019 fue especialmente lesivo para los intereses naturales, y también para los recursos de vida de muchos municipios, de la provincia abulense, teniendo en cuenta el daño que producen en los entornos del medio rural.