scorecardresearch

Un yacimiento estrella que tiene mucho que decir

E.Carretero
-

Coincidiendo con el fin de la segunda campaña de excavaciones, Las Paredejas, en Medinilla, fue objeto de una jornada de puertas abiertas en la que los visitantes descubrieron la importancia de este asentamiento y los restos hallados en él

Un yacimiento estrella que tiene mucho que decir

Enclavado en el  complejo arqueológico conocido como Cerro del Berrueco, situado entre las provincias de Salamanca y Ávila, se encuentra el yacimiento arqueológico de Las Paredejas, perteneciente al término abulense de Medinilla. Se trata de un asentamiento aún poco conocido pero de suma importancia que se empezó a investigar el pasado año y que este verano, en la segunda campaña de excavaciones, ya ha aportado información muy valiosa. Así, los trabajos realizados este mes no solo han permitido ampliar la cronología de este asentamiento, que se remontaría hasta el siglo VIII antes de Cristo, sino también descubrir que este poblado fue mucho más grande de lo que en un principio se creyó, llegando a superar las 10 ó 12 hectáreas.  

Cómo era el yacimiento, qué pueblos lo habitaron y cómo eran las gentes que vivían en él o a qué se dedicaban son algunos de los detalles que pudieron descubrir quienes este sábado participaron en la jornada de puertas abiertas que permitieron conocer Las Paredejas  gracias a las explicaciones de Pablo González Hernández, uno de los directores, junto con Alfredo Mederos y Charles Bashore, de esta excavación en la que también colabora la empresa Gipsya. 

La visita, a la que se sumaron cerca de 40 personas, arrancó en el Centro de Interpretación sobre la Zona Arqueológica del Berrueco en Medinilla (CICBeM), ubicado en los antiguos lavaderos de esta localidad abulense, y desde allí los visitantes se trasladaron en coche, ya que Las Paredejas están bastante alejadas del núcleo urbano, hasta el yacimiento, donde gracias al director de esta excavación pudieron conocer la importancia que durante varios sitios tuvo este asentamiento, entre otras cosas porque se encuentra en un lugar estratégico, por discurrir en las rutas que desde el sur cruzaban la Península, lo que favoreció la llegada de población. 

Durante la visita González detalló algunos de los muchos hallazgos que ha dado esta campaña, en la que se ha llegado a abrir siete sectores. «Estamos fascinados por la cantidad de cerámica que ha aparecido», reconocía el director de la excavación ante los visitantes que este sábado recorrían Las Paredejas, donde se han encontrado restos cerámicos decorados tipo peine, similares a los hallados en el yacimiento abulense de Sanchorreja lo que permite descubrir «contactos e intercambios» entre ambos asentamientos. También cerámica de importación, incluso ateniense, y por supuesto mucha metalurgia, sobre todo en bronce, y en forma de fíbulas, agujas de pelo y de coser, cuchillos afalcatados e incluso fragmentos de recipientes metálicos. «También muchos restos de animales», como explicó González, lo que permitirá conocer cuestiones como qué consumían quienes poblaban este asentamiento del que en esta segunda campaña se ha encontrado incluso la que probablemente es una de las puertas de entrada a este «yacimiento estrella» que aún tiene muchos secretos que sacar a la luz.