scorecardresearch

Trycsa concluye los trabajos para frenar el deterioro de Las Gordillas

Isabel Camarero
-

Desde Patrimonio puntualizan que es «la intervención mínima necesaria que puede abordar la Administración para evitar una degradación mayor» ya que recuerdan que son los propietarios los que están obligados a la conservación.

Trycsa concluye los trabajos para frenar el deterioro de Las Gordillas

La empresa Trycsa ha concluido su intervención en el BIC de Las Gordillas. Unos trabajos que se han prolongado en el tiempo desde el pasado mes de agosto y que culminaban cuando el 2015 decía adiós. Ante la inacción de los propietarios de Las Gordillas fue la Junta de Castilla y León la que tomó cartas en el asunto y ponía, en principio de su bolsillo, en torno a 150.000 euros para frenar un deterioro constante y peligroso.Ahora unas semanas después de llegar a término las obras, desde la Dirección General de Patrimonio Cultural hacen balance de los trabajos efectuados por Trycsa destinados casi de forma exclusiva a «evitar un deterioro mayor» y sobre todo puntualizando que se trata de «la intervención mínima necesaria que puede abordar la Administración para evitar una degradación aún mayor del inmueble».

Cabe recordar que pese a los requerimientos, los actuales propietarios del BIC nunca contestaron y ante ello fue la propia Junta de Castilla y León la que inició los trámites para  realizar una intervención subsidiaria –cuyos costes repercutirán a la empresa-.

En estos meses Trycsa ha trabajado para poner freno a las humedades además de retirar los elementos derruidos y actuar sobre la maleza que poco a poco se había ido apoderando del claustro. Cabe recordar en este sentido que en los veranos de 2013 y de 2014 el convento sufrió sendos incendios muy probablemente debidos a la mano del hombre pero también a la presencia de vegetación que casi hizo de acelerante (aunque sin graves consecuencias).

La empresa constructora lo que ha hecho ha sido en primer lugar retirar los elementos constructivos potencialmente peligrosos, entre ellos explican desde la Dirección de Patrimonio:«Restos de vigas y estructuras de madera que amenazaban con desprenderse en todos los paramentos, desmontaje de alfarjías del claustro colapsadas y en riesgo de caída».  Esta acción se ha acompañado del «picado y, en su caso, consolidación de molduras, revestimientos y arranques de bóvedas que amenazaban desprendimiento y también del apeo desde el terreno de titularidad municipal de los tramos de muro que soportan los arcos deformados de la crujía del refectorio». Otro de los frentes de los que hablábamos al principio era atacar los males del edificio con la «consolidación de fábricas, a través del remate de la coronación de las mismas con mortero de cal para su fijación e impermeabilización». Ha sido importante también el «encalado de paramentos de tapial para frenar su pérdida de cohesión por escorrentía y se ha apeado mediante tensores en la esquina del volumen anejo a las cocinas, en la tapia norte de la huerta» (visible además desde la calle Santa Clara, detrás de las galerías comerciales de San Roque).

En el clausto, lo primero que se acometió fue el desbroce y limpieza de toda la vegetación y arbustos que crecían en él así como la retirada de los derrumbes existentes. Tras esta actuación lo importante después era «acometer el apeo de la esquina nororiental del claustro con una estructura provisional de madera y el apuntalamiento de las alfarjías existentes en el claustro con una carrera central de castilletes de madera –probablemente la medida más impactante–.También se han dispuesto allí sistemas de recogida y evacuación de agua de lluvia al exterior del corredor».

En las cubiertas se han desmontado las existentes en la esquina nororiental del templo (junto a la iglesia) que eran de fibrocemento y la instalación en su lugar de una membrana impermeable (visible desde el exterior) sobre el tramo desprotegido de la crujía occidental, así como la recogida de las aguas procedentes de la cubierta del ábside mediante placas de material ligero articulando su evacuación al exterior del recinto».

 

Lea la noticia ampliada en la edición impresa