Un 'rincón blanco' para quienes ya no están

B.M
-

El cementerio tendrá acondicionado la zona donde se entierra a bebés que fallecieron durante la gestación, el parto o al poco de nacer. Lo hará el Ayuntamiento de la mano de la red 'El hueco de mi vientre'

Un 'rincón blanco' para quienes ya no están

Una cuna en el medio y velas en forma de corazón para el denominado ‘Rincón blanco’. Esa es la imagen que se podía encontrar en la zona destinada en el cementerio municipal de Ávila para enterrar a los bebés que fallecieron durante la gestación, el parto o al poco de nacer. Un espacio que tendrá una nueva luz gracias al proceso de acondicionamiento que emprende el Ayuntamiento recogiendo una petición de la red ‘El hueco de mi vientre’.
Este sábado fue el momento de descubrir la primera piedra pero después llegarán otros elementos, entre ellos una escultura que vendrá de la mano de la Escuela Municipal de Artes, que una vez realizada se encargará de presidir este espacio. El objetivo no es otro que las familias tengan un lugar de referencia para honrar la existencia fugaz de sus hijos. Un espacio de dignidad y respeto que les ayude a pasar el duelo de la manera que ellos quieran. Rezando, en silencio o dejando una simple flor.
Para el momento de ese inicio de los trabajos se vivió, en el marco del ‘Día del recuerdo’, un muy emotivo acto donde las familias recordaron a esos bebés. Se hizo dejando una flor y una piedra con el nombre de los pequeños y también con la lectura de poemas y textos donde se recordaba a esos niños. Fue un momento lleno de emoción, y dolor, para las familias presentes y quienes les acompañaban.
El alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, que también depositó una flor en recuerdo de las familias que no estaban presentes, señaló que lo que se hace es recuperar un espacio existente en respuesta a una «petición justa» que llegaba desde la asociación.
También Teresa Sánchez, de la red ‘El hueco en mi vientre’, agradeció la decisión de que la propuesta se hiciera real y se diera esa posibilidad a esas familias que pasan un duelo «nada reconocido».
La intención es tener pronto un espacio acondicionado, bonito y abierto al público para contribuir así a dar visibilidad y validación a esas pérdidas. También para generar conciencia social, sensibilidad y una mayor comprensión frente al dolor de los padres.
Sobre ello, uno de los padres relató su propia situación, tras haber perdido a su hijo seis semanas antes de  nacer, y aseguró que son situaciones que quedan en el silencio aunque creen que es una necesidad para las familias y la sociedad «que no quede tan oculto», que haya un espacio para «que este hijo» tenga «su lugar».
La red ‘El hueco en mi vientre’ está formada por voluntarios que trabajan con el objetivo de apoyar y acompañar a los padres y madres que han sufrido la pérdida de su hijo en el vientre materno o a al poco de nacer.