scorecardresearch

Las familias con un alto nivel de deudas superan el millón

Agencias
-

La elevada inflación y la subida de los tipos impulsan casi cuatro puntos desde finales de 2020 el número de hogares en el país que destina más del 40% de sus ingresos a pagos cotidianos

Las familias con un alto nivel de deudas superan el millón - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Las familias españolas no consiguen recuperarse de las crisis que en todo el mundo se han ido encadenando. La elevada inflación y la subida de los tipos de interés complican cada vez más su situación y las que se consideran altamente endeudadas, aquellas que destinan más del 40% de sus ingresos a pagos cotidianos, superarían ya el millón y medio.

El Banco de España estima que la proporción de familias con contextos deficitarios que pasarían a tener una carga financiera elevada aumentaría en España casi cuatro puntos porcentuales ante la actual coyuntura, lo que se traduce en que cerca de 350.000 hogares pasarían a estar en un momento complicado.

Según la encuesta financiera de los hogares, a cierre de 2020 el 10,9% de los hogares endeudados destinaba más del 40% de su renta al pago de esos compromisos, lo que equivaldría a unos 1,17 millones de familias; aunque se desconocen los datos de 2021 y lo que va de 2022, si llegara al 15%, y la cifra superaría ya el millón y medio.

Ante esta realidad y el previsible aumento del euríbor, el principal indicador de referencia de las hipotecas a tipo variable en España, el Día de la Educación Financiera que se celebra hoy cobra aún mayor relevancia para que la sociedad adquiera algunos conceptos básicos para tomar decisiones con mayor conocimiento, como por ejemplo la posibilidad de cambiar una hipoteca variable por una fija.

El Banco de España, en el portal del cliente bancario, recomienda echar cuentas y valorar bien el cambio, pero si finalmente se decide pasar una hipoteca de tipo variable a fijo, explica, hay tres formas de hacerlo: una novación, una subrogación o una nueva hipoteca.

En el primer caso, el cliente recurrirá a su mismo banco para cambiar las condiciones de su crédito y, si le convence la oferta, tendrá que pagar una comisión a la entidad en base al importe pendiente.

En la subrogación, sin embargo, el cliente traspasa su hipoteca a otra entidad. Los gastos asociados a la subrogación suelen ser superiores a los de la novación, recuerda el Banco de España. Para los casos más graves, desde el portal kelisto proponen negociar con la propia entidad una carencia o ampliar el plazo de amortización.