scorecardresearch
Vicente García

El buitre de colores

Vicente García


Nuestra mejor fábrica de oxígeno, en peligro

17/02/2022

España sufre una sequía tremenda casi inédita en el último siglo. El campo está en alerta en todo el país y los embalses han perdido un enorme porcentaje de agua respecto a la media de la última década: Una vez más nos damos cuenta de que la Naturaleza que constantemente maltratamos es la que dirige nuestra existencia a pesar de un ridículo "negacionismo climático" que se empecina en decir que no pasa nada, que todo está bien y es sólo una simple coincidencia.

Ávila sufre también las claras consecuencias de este cambio a nivel global, hasta el punto de que el estrés hídrico está acabando incluso con nuestros árboles más adaptados a los cambios térmicos como son las encinas, pero que unido ahora a la escasez de precipitaciones regulares desde hace años las está condenando a una muerta agónica, y cada vez contemplamos más esqueletos arbóreos en nuestros bosques de quercus incluso en los cercanos a la propia capital.

Si desaparece el encinar o se degrada de forma notable también lo hará un enorme elenco de especies que habitan en él, porque este bosque es uno de los más ricos y variados a nivel biológico y uno de los emblemas no sólo abulenses sino de gran parte de nuestra Comunidad. La estabilidad del anticiclón situado desde meses ya cerca de nosotros está desviando las precipitaciones y poniendo en serias dificultades a personas, animales y plantas. Cosas de la caprichosa pero a veces implacable Natura que parece estar vengándose de las constantes agresiones que el hombre le inflige sin piedad desde casi todos los rincones de la Tierra.

Los árboles no son sólo simples adornos en nuestro parques y jardines; pocos se dan cuenta de que realmente nos ofrecen la vida ya que gracias a su propia respiración también respiramos nosotros. Son también uno de los mejores fijadores del C02 atmosférico y reducen el efecto invernadero y el calentamiento global; por poner sólo un ejemplo, un pino carrasco de gran tamaño es capaz de absorber hasta 50 toneladas de dióxido de carbono al año produciendo enormes cantidades de oxígeno en el proceso. Además aunque en muchas ocasiones pasan desapercibidos, algunos de estos árboles "son los seres vivos más grandes, más altos y más longevos que hay sobre la Tierra".

La aparente simplicidad de este importante proceso como es el de generar oxígeno a partir de nutrientes, sol, hidratos de carbono y clorofila es una compleja interacción de células en la que intervienen diversos procesos químicos que resultan apasionantes, pero si queremos comprender a la perfección esta fábrica viviente de aire puro, tendremos que echar manos de libros algo más especializados como el de "Fotosíntesis", de Isaac Asimov, de la Biblioteca de Divulgación Científica, que aunque es una edición antigua y pueda resultar bastante 'espeso' al neófito, ayudará a aclarar al lector especializado y al estudioso de la naturaleza numerosos aspectos de este maravilloso ciclo, así como los primeros experimentos efectuados y descubrimientos desvelados sobre este proceso 'invisible'.

Mientras tanto, a pesar de la tremenda falta de agua que padecemos algunos árboles frutales comienzan a mostrar las primeras flores. Mimosas y almendros son de los más madrugadores, aunque también los avellanos con sus diminutas florecillas femeninas que se abren justo cuando los amentos masculinos lanzan el polen para una correcta fecundación; aunque en los últimos años he observado cómo las masculinas maduran cada vez antes y sólo unas pocas conservan el polen cuando las femeninas abren sus pequeños pétalos en busca del éxito fecundativo. Esta agrupación floral comienza a generarse incluso a final del otoño cuando el árbol empieza a perder su hoja, aunque no desprenderán sus millones de granos de polen hasta el final del invierno o el comienzo de la primavera, según su localización geográfica.

También son precoces algunas variedades de ciruelos, aunque ligeramente algo más tardíos, melocotonares y perales, albaricoqueros y guindos, castaños, nogales y los manzanos que suelen ser los más retrasados y los que por ese motivo se libran mejor de las heladas primaverales que suelen llevar al fracaso la fructificación de los que lucen sus pétalos los primeros para satisfacción de los polinizadores. Una maravilla que tenemos delante de nuestros ojos y que algunos miran, pero no son capaces de ver. :-)