Los daños causados por el lobo este año superan los 700.000 euros, según UPA

Mayte Rodríguez
-

El responsable de UPA en Ávila, Nacho Senovilla, cree que el borrador del nuevo Plan de Conservación del Lobo elaborado por la Junta es «una vergüenza y un insulto a los ganaderos abulenses».

mayte rodríguez / ávila
En el año que está a punto de concluir se han producido en la provincia de Ávila 368 ataques de lobo con 716 reses muertas, lo que ha supuesto «pérdidas directas de 262.000 euros y otros 440.000 euros de daños colaterales», según reveló este miércoles Pedro Martín, miembro de la Ejecutiva de UPA en Ávila, quien advirtió que  en estas cifras solo están incluidos los ataques sufridos por ganaderos afiliados a UPA-COAG que los han comunicado a la organización, por lo que serán «muchos más». Precisamente, la organización agraria asegura que «los daños» provocados por los lobos sobre el ganado «superan los 700.000 euros», dijo su responsable provincial, Nacho Senovilla.
Ante tan contundentes datos y teniendo en cuenta el aumento respecto a años anteriores de los ataques, del ganado muerto en ellos y de los daños económicos sufridos por las explotaciones de extensivo, Senovilla considera «una vergüenza y un insulto a los ganaderos de Ávila» que la Junta esté trabajando en un nuevo «Plan de Conservación y Gestión del Lobo», cuyo «borrador» les fue presentado a las organizaciones recientemente por parte del consejero de Medio Ambiente. «No vamos a presentar alegaciones a ese borrador, lo que queremos es una salida al problema del lobo», así como «medidas para que se pague el daño real que causa el lobo, que se los lleven al monte de El Pardo», reclamó.  Senovilla manifestó, echando mano de la ironía, que el Plan de Gestión del Lobo actual, del año 2008, y que la Junta quiere ahora «revisar», ha sido «un éxito» porque ha logrado que «las manadas de lobos que hay en la comunidad pasen de 149 a 179», de modo que ha conseguido de «finalidad: permitir su expansión», denunció.

LEA LA NOTICIA AMPLIADA EN LA EDICIÓN IMPRESA