scorecardresearch

Una treintena de firmas de apoyo a los diputados expulsados

Redacción
-

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Santa María del Berrocal, Enrique Rodríguez, quien fuera candidato al Senado por este partido en Ávila, ha mostrado su «apoyo y reconocimiento» a los diputados provinciales expulsados del partido y en su nombre y en el de «27 compañeros y amigos de Arenas, Gavilanes, Piedralaves, El Tiemblo, San Bartolomé de Pinares, Santa Cruz de Pinares, Ávila, Madrigal, Piedrahíta, y Santa María del Berrocal», insta a la «inmediata restitución de los compañeros sancionados tanto en el grupo socialista en la Diputación como en su militancia en el partido» y pide que «se inicie una vía de diálogo y entendimiento donde prime la negociación y la integración a la confrontación, que entendemos debe ser liderada por el secretario Luis Tudanca, al que consideramos máximo responsable de llegar a esta situación». En un escrito remitido a esta Redacción, Rodríguez considera «injustas» las expulsiones y acusa a la Ejecutiva Provincial de aplicar de «una forma coercitiva y desproporcionada» el régimen disciplinario estatutario y alerta de las consecuencias negativas que, a su juicio, puede tener esta decisión en las próximas elecciones. 

En un escrito remitido a esta Redacción, Rodríguez considera «injustas» las expulsiones y acusa a la Ejecutiva Provincial de aplicar de «una forma coercitiva y desproporcionada» el régimen disciplinario estatutario del partido, y más teniendo en cuenta que, a su juicio, los expulsados «durante los años que han ejercido como cargos públicos han acreditado de sobra su innegable compromiso con los principios y valores de la formación política a la que han pertenecido como militantes» y que el grupo socialista en la Diputación, «ha desarrollado un trabajo digno de ser valorado».
El concejal socialista lamenta que «nos encontramos a menos de un año para que el PSOE afronte unas elecciones municipales y posiblemente autonómicas de una enorme trascendencia y a nadie se le escapa que la expulsión de nuestro partido de alcaldes y alcaldesas que gobiernan desde hace años en sus municipios con holgadas mayorías absolutas constituye un preocupante hándicap, que traerá consigo consecuencias electorales irreparables en cuanto a pérdida de votos y, en consecuencia, de gobiernos municipales y de concejales», y critica que «resulta descorazonador para la militancia de un partido como el nuestro comprobar que las direcciones provincial, autonómica y federal no hayan valorado en su justa medida el grave perjuicio electoral que lleva aparejada la decisión»  cuya responsabilidad «será de los actuales dirigentes del partido», afirma.