scorecardresearch

Deberes heredados para los nuevos ministros

Redacción
-

Los cambios en algunas de las carteras en el Gobierno de España afectan directamente a varios proyectos concretos en la provincia de Ávila. Comunicaciones y el Museo del Prado, cuestiones principales

Deberes heredados para los nuevos ministros - Foto: David Castro

España tiene un nuevo Gobierno después de que Pedro Sánchez decidiera el pasado sábado realizar una importante remodelación en el ala socialista de su Ejecutivo. Más allá de que los cambios a nivel general tendrán una incidencia directa en toda la población, también la abulense, hay algunas carteras específicas, con proyectos concretos para la provincia abulense, que cambian de titular, por lo que los nuevos inquilinos heredarán las ‘deudas’ que sus ministerios tienen contraídas con Ávila, algunas de ellas heredadas de muchos años anteriores.

Dos son las carteras principales que han sufrido cambios y que tienen incidencia directa en la provincia de Ávila. Una es la del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el de Fomento de toda la vida, cuyo titular anterior, José Luis Ábalos, es sustituido por Raquel Sánchez. Otra es la del Ministerio de Cultura y Deporte, del que sale José Manuel Rodríguez Uribes y en el que entra Miquel Iceta. Luego hay otros departamentos, como el Ministerio de Justicia, ahora dirigido por Pilar Llop y antes por Juan Carlos Campo Moreno; y el Ministerio de Educación, en el que entre Pilar Alegría y sale Isabel Celaá, que también tienen cuestiones pendientes por resolver en Ávila.

Sin duda el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana es el Ministerio con más causas pendientes con la provincia, relacionadas principalmente con cuestiones de infraestructuras por carretera y ferroviarias. Ábalos deja en herencia a su sustituta proyectos que tampoco es que bajo su dirección hayan tenido impulso alguno, por lo que a poco que el nuevo equipo de Raquel Sánchez se interese, ya habrán mejorado algo. En materia de carretera, el ya casi eterno proyecto de la A-40 es el más destacado, tanto por importancia como por enjundia. La construcción de la autovía que evite a los conductores y transportistas evitar el nudo madrileño para enlazar el sur con el centro y el norte del país, y que tiene un importante tramo proyectado en la provincia de Ávila, entre Maqueda y la capital abulense, es una necesidad que desde todos los sectores de la sociedad abulense se considera como vital para esta provincia. Más allá de testimoniales apariciones presupuestarias, caducidad de estudios de impacto ambiental y planos sin financiar, poco más se ha hecho de este proyecto cuyo importe total roza los 1.000 millones de euros, de ahí quizá que esté tan parado.

La conexión de la capital abulense por autovía con la A-6 es otra de las cuestiones que afecta a este Ministerio y que también espera una reactivación, a ver si es posible con la nueva ministra. Al igual que sucede con la A-40, hay estudios realizados, varios trazados analizados, incluso uno elegido de 23 kilómetros, y hasta un presupuesto de casi 122 millones, pero no se ha pasado de ahí y para llegar hasta la A-6 o bien se va por la N-403 o por un tramo de la A-50 y luego por la carretera de Arévalo. De la autovía, poco más se sabe.

También queda pendiente otra mejora importante en una carretera abulense, como es el desdoblamiento del tramo de la Nacional 110 entre la capital abulense y el polígono industrial de La Colilla, casi tres kilómetros y medio, entre los puntos kilométricos  258,800 y 262,200. Al igual que los anteriores proyectos, no ha tenido demasiada suerte en su ejecución y salvo escasos apuntes económicos en los Presupuestos Generales del Estado, no ha tenido más respuesta.

Por terminar con el apartado de carreteras, la liberalización de los peajes tanto de la AP-51 como de la AP-6, que ya tienen fecha de caducidad para el mes de noviembre del año 2029, quedan tan lejanos en el tiempo, y estando como está de inestable la política actual, se da por amortizada también en esta nueva etapa en el Ministerio.

De la nueva ministra Raquel Sánchez depende también el abordar las mejoras en las comunicaciones ferroviarias de Ávila, un tema que parecía latente hace algunos meses, pero que ahora ha vuelto a reactivarse con las reivindicaciones más sonoras por parte de la Mesa del Ferrocarril, que logró una reunión con el Secretario General general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana, Julián López Milla a finales del pasado mes de febrero, para hacerle llegar sus principales reivindicaciones, pero el resultado de la reunión no se tradujo en demasiadas mejoras, y desde entonces no ha habido más avances. Encima de la mesa el nuevo equipo ministerial se encontrará con las peticiones, ya históricas, de la incorporación de Ávila a la Red de Cercanías de Madrid, la recuperación de conexiones perdidas durante la pandemia, las mejoras en los servicios de las estaciones, el avanzar en la posibilidad de aumentar las frecuencias de trenes con la capital de España y, sobre todo, el tomar las medidas necesarias para reducir el tiempo de viaje entre Ávila y Madrid, que actualmente está fuera de toda operatividad.

museo del prado. En Cultura, el nuevo titular se encuentra un ‘lastre’ que llega desde los años 90 del siglo pasado. Es el proyecto para convertir el palacio de Los Águila en sede del Museo del Prado, que lleva años dando vueltas entre los diferentes gobiernos y cuya solución todavía no se ve del todo clara. Se trata de un proyecto que nació para ser centro adscrito de la pinacoteca nacional, para exhibir sus obras y en un principio como espacio de gestión y conservación de las obras, pero cuya concepción ha ido variando en el tiempo, al igual que pasaba con la ejecución de las obras que se iban encontrando todo tipo de obstáculos en el camino. Ahora mismo se están desarrollando las obras que fueron plasmadas en el último de los proyectos, de 2018, en principio para acoger la llamada ‘Sala Prado’ como zona de exposiciones del museo de Madrid y a su vez tener espacio para trasladar allí la sede del Museo Provincial. Sin embargo, recientemente ya se habló de que el palacio quedara solo como sede del Museo del Prado y no acogiera el museo abulense. Una idea que se dejó caer desde el PSOE abulense tras una reunión con el anterior ministro de Cultura. Es cierto que después, interrogado en el Senado sobre este tema, José Manuel Rodríguez Uribes no fue tan claro sobre el destino final, aunque sí comprometió una visita a Ávila para tratar el proyecto que no se ha llegado a producir.

El nuevo ministro tendrá que decidir si hace suyo ese compromiso de visitar Ávila para aclarar el uso final del palacio abulense y de las obras que se están realizando, a la vez que se da a conocer el resultado de las conversaciones que se estaban produciendo con el Museo del Prado para decidir su implicación en el proyecto, una vez que se había garantizado que Los Águila sería centro adscrito de la pinacoteca nacional.

Otro frente que no puede olvidar es que la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León lleva meses esperando una reunión con el titular de la cartera de Cultura para conocer qué tienen pensado hacer en Ávila dado que la institución regional tenía un compromiso firmado para hacer el traslado del Museo Provincial y hasta ahora no ha recibido ninguna notificación oficial sobre si se ha decidido renunciar a ello por parte del Gobierno.

educación y justicia. Otros dos ministerios con cambios en sus filas también tienen incidencia directa en asuntos abulenses. El de Educación con la aplicación de la nueva Ley, la llamada ‘Ley Celaá’, que tendrá que afrontar su sustituta. Esta nueva reglamentación tuvo una importante oposición por parte del colectivo de colegios concertados en Ávila.

Y, por último, la nueva ministra de Justicia tendrá que atender, si tiene a bien, la reivindicación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que, entre otras cosas, pide la creación de una nueva plaza de magistrado en la Audiencia Provincial de Ávila, cuestión que ha apoyado la Junta de Castilla y León. Otras necesidades en materia de Justicia para Ávila es la de contar con un funcionario más del Cuerpo de Tramitación Procesal y Administrativo para el juzgado número 1; el aumento de la plantilla en las secciones Civil y Penal del juzgado número 2; así como en el juzgado 4 la creación de una plaza de gestión procesal y dos de tramitación. En el caso del Juzgado de Menores, la memoria solicita un tramitador procesal y un administrativo al considerar insuficiente que haya solo dos personas para atender el juzgado. También se considera necesario crear un segundo juzgado de lo Penal, aunque existe una medida de refuerzo con una comisión de servicio, y para los juzgados de Piedrahíta y Arévalo se solicita la creación de dos plazas en cada uno, de funcionarios del Registro Civil y otros en la sección de lo Penal, mientras que también se pide en el segundo caso un funcionario adicional del cuerpo de Auxilio Procesal.