La Junta entregará en septiembre la nueva planta de Nissan

L.C.S
-

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente informa positivamente sobre el impacto ambiental de esta construcción, que comenzará a funcionar a principios de 2022

La Junta entregará en septiembre la nueva planta de Nissan - Foto: David Castro

Novedades respecto a la nueva planta de Nissan en Ávila, que tiene el visto bueno desde el punto de vista medioambiental, y que se espera que comience a funcionar a principios del año 2022, después de que, tal y como informa la agencia EFE, en el próximo mes de septiembre el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, proceda a su entrega a Nissan Motor Ibérica, S.A., después de una inversión de 27,7 millones de euros.

Problemas de conexión eléctrica con Iberdrola mientras se realizaban el montaje de las prensas en esa nueva nave ha causado un retraso de unas dos semanas. Si se hubieran cumplido los plazos inicialmente previstos, la actividad en la nave de estampación debería haber comenzado en abril de 2020, y si todo discurre a partir de ahora con normalidad, lo hará a principios de 2022, según EFE.

Y en cuanto a la declaración de impacto ambiental, el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), recogió el dictamen de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente por el que se dicta «la declaración de impacto ambiental sobre proyecto básico para una fábrica de recambios para vehículos en el polígono industrial Las Hervencias, en el término municipal de Ávila». El proyecto evaluado, promovido por Nissan Motor Ibérica, S.A., tiene como objeto la modificación de su actividad actual, dejando de fabricar vehículos para dedicarse a la fabricación de piezas de recambio para vehículos, dentro de la Alianza Renault Nissan.

Después de evacuar consultas al Ayuntamiento de Ávila; Agencia de Protección Civil, que emite informe; Servicio Territorial de Industria, Comercio y Economía de Ávila; Confederación Hidrográfica del Duero, que emite informe; Servicio Territorial de Medio Ambiente de Ávila, que emite informe;Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Ávila, que emite informe; Plataforma Contra la Especulación Urbanística de Candeleda, y Federación Ecologistas en Acción de Castilla y León, y «una vez realizado el análisis técnico del expediente, se informa favorablemente a los solos efectos ambientales», con medidas dictadas sobre la contaminación atmosférica y acústica; gestión de residuos;protección de aguas superficiales; protección de los suelos y de las aguas subterráneas; prevención  de  la  contaminación  lumínica; suelos  contaminados; seguridad  y  prevención  de  accidentes;afecciones medioambientales sobrevenidas; sistema de gestión medioambiental, y cese temporal de la actividad y cierre de la instalación.

La declaración de impacto ambiental que aparece en el Boletín Oficial de Castilla yLeón recoge algunos detalles del interior de la nueva nave que se está construyendo en el polígono de Las Hervencias, «dentro de una superficie  total  de  la  planta  que será  de  150.489  metros cuadrados,  distribuidos  en  2  parcelas  denominadas Finca 1 (109.893 m2) y Finca 2 (40.596 m2). En la Finca 1 se encuentran las naves actuales y en la Finca 2 se ubicará la nueva nave de prensas».

De esta manera, el proyecto recoge que «en  la  actual  pista  de  pruebas  se  edificará  la  nave  de  prensas,  que  albergará  un  robot  de  entrada,  cinco  prensas  en  tándem  y  tres  robots  interprensas,  que  constituirán  la  denominada  Línea  1,  y  dos  prensas  más  que  conforman  la   Línea 2».

La actual nave de bastidores «se utilizará para almacenaje y la línea de ejes se reutilizará para la implantación de paragolpes, mientras que la  nave  de  chapa  se  dedicará  a  la  soldadura  y  engrapado  de  las  piezas  estampadas. El  pintado  de  piezas  se  seguirá  realizando  en  los  túneles  de  tratamiento   existentes (desengrase, fosfatación y cataforesis, y una vez tratadas, las piezas pasarán por el horno de cataforesis para su secado, después se someterán al proceso de sellado y secado en el horno de imprimación». Además, «la nave de montaje y las carpas se utilizarán como almacenes de empaquetado y expedición de las piezas».

Según se recoge también en  la declaración de impacto ambiental, «la instalación industrial se proyecta para fabricar recambios para vehículos en una cantidad estimada de 800.000 unidades al año para piezas metálicas y 200.000 para piezas no metálicas».